A la caza de un talento generacional

  • Heriberto Cruz Vázquez. Piloto del Muriel Racing Team y quinto en el último Campeonato de España

La estrecha relación entre el esfuerzo y la juventud es en más de una ocasión el verdadero factor a través del que llegar a la consagración deportiva. Ese es el caso de Heriberto Cruz, que a sus 13 años ya es una verdadera promesa del motocross nacional y firme aspirante a llegar muy lejos en este deporte.

Este joven sevillano forma parte del Muriel Racing Team, equipo en el que lleva cinco temporadas rindiendo a un excelente nivel, y logrando terminar en el quinto puesto en el pasado campeonato de España de motocross de 85cc y cuarto en el de Andalucía durante la pasada temporada. "Espero seguir mejorando en mis participaciones en los campeonatos de España para poder aspirar cada día a más", afirma Heriberto, consciente de la gran progresión llevada a cabo hasta ahora. Los comienzos de este piloto tuvieron lugar a los siete años, cuando decidió tomar el mismo camino que su padre, Vicente Cruz, en su labor de abrirse paso en el deporte: "Cuando era pequeño iba con mi madre para ver a mi padre competir, y a partir de ahí comenzó a gustarme el motocross; el día de Reyes me regalaron una moto y fue el comienzo de mi carrera". Poco tardó Heriberto en destacar encima de su motocicleta: el primer año se colocó en el séptimo puesto del Campeonato de España con sólo siete años, un hecho que ya reflejaba sin duda la calidad de un piloto llamado a llegar lejos dentro del motocross. Desde entonces, su carrera ha sido meteórica, mejorando cada año en sus participaciones en campeonatos de España y de Andalucía. La pasada temporada cumplió uno de sus objetivos acudiendo al Campeonato de Europa por primera vez. "Terminé en el decimoctavo lugar en una carrera y en el vigésimo primero en otra, ambas en Holanda", asegura Heriberto con orgullo. Sin duda, un excelente estreno en su primera participación fuera de España.

Sus metas, sin duda, van acorde a su gran progreso, y no duda en poner límites muy lejanos a sus posibilidades de futuro en el motocross: "Mi sueño es llegar a ser campeón del mundo algún día, e intentar hacer el mejor trabajo posible para llegar muy lejos y llegar a ser en poco tiempo piloto oficial; aunque para ello sé que tengo que ganar muchas carreras y que un equipo importante me vea progresar". Ilusiones no le faltan a este joven piloto de cara a conseguir sus objetivos. Para ello utiliza el trabajo y el esfuerzo como principales armas para seguir mejorando encima de su moto: "Entreno cada día, bien en el gimnasio o haciendo carreras y ejercitándome con mi fisioterapeuta; aunque las pruebas encima de la moto son el verdadero indicativo del progreso que se va haciendo".

Además de su pasión por el motocross, Heriberto estudia 2º de ESO en el instituto y es consciente de que por ahora lo primordial es llevar hacia delante su camino académico: "Mis padres me dicen que lo primero es estudiar, así que mi principal preocupación consiste en sacar eso primero, y después disfrutar del motocross como aspecto secundario".

El futuro de Heriberto Cruz en el motocross parece al menos tan halagüeño como su presente, sobre todo si su esfuerzo en conseguir los logros a los que aspira sigue siendo la principal arma con la que llegar a cumplir su sueño de llegar a lo más alto. Hasta ahora, su carrera ha estado marcada por la difícil misión de ir tomando experiencia de incalculable valor. El reto a partir de ahora radicará en abrirse camino en el complicado y exigente mundo del motocross europeo. "Voy a poner todo lo que está en mis manos para llegar lo más lejos posible", afirma Heriberto". La confianza en sí mismo es ya todo un indicativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios