real betis

Un central y un cerebro

  • La lesión de Rivas, que estará un mínimo de un mes y medio de baja, cambiará la estrategia de Chaparro, quien quiere firmar a un central · Un medio que sostenga al equipo, mejor que un delantero

Comentarios 3

La lesión de Rivas como factura añadida a un derbi nefasto para los intereses del Betis ha motivado que en las últimas horas varíe un tanto la estrategia a seguir en materia de incorporaciones invernales, aunque todo quedará siempre supeditado a los caprichos de Manuel Ruiz de Lopera y a lo que éste dedida que debe gastar y en qué gastarlo.

El caso es que el central nazareno estará de baja no menos de un mes y medio tras sufrir, en la jugada en la que Luis Fabiano marcó el gol con el brazo, un esguince en el ligamento lateral interno de la rodilla izquierda. Tomás Calero, jefe de los servicios médicos de la entidad, le realizará hoy una resonancia magnética en la clínica Fremap de Sevilla al objeto de conocer si el pronóstico inicial no se ve agravado por una afectación más intensa de este ligamento u otros de la articulación.

Así las cosas, Chaparro se ha quedado de repente con sólo dos centrales aptos, Juanito y Melli, toda vez que Lima está aún por hacer y los dos zurdos, Nano y Rivas, están lesionados. Lógicamente, el entrenador ya ha informado a Manuel Momparlet de la precariedad en este sentido, toda vez que en la famosa cumbre de la pasada semana en el Ciudad de Sevilla, la cita del "cumpleaños", según palabras del propio Lopera a la web www.alfinaldelapalmera.com, sólo se habló de la posible llegada de un delantero y de un centrocampista con jerarquía para soportar el peso del equipo, ya sea como medio de cierre o en la posición en la que suele actuar Capi para organizar la transición defensa-ataque.

En este sentido, hay que reseñar que los técnicos béticos hoy han llegado a la conclusión que es mejor reforzar el mediocampo que la delantera, ya que piensan que en los partidos de casa Pavone puede ser aprovechable y, a domicilio, pese a lo ocurrido ayer en Nervión, existe confianza en que gente como José Mari, Sobis y Mark González mejoren el pobre rendimiento ofrecido.

También cuentan mucho los técnicos con Xisco, quien no jugó de salida porque su estado físico era demasiado precario, de ahí que tuviese que ser sustituido en el descanso del partido frente al Elche. En idéntica situación se encontraba Caffa. Pero de todos ellos espera Chaparro una respuesta, quien ve más carencias en el centro del campo, sobre todo tras la lesión de Capi, ya que Somoza demuestra que no es un garante en el puesto y Juande, aunque jugará cuando adquiera el ritmo de competición necesario, tampoco es el resorte necesario sino tan sólo un futbolista que debe ser titular pero aprendiendo de alguien con más experiencia a su lado.

Los nombres que barajan los técnicos, tanto para el centro de la defensa como para el mediocampo, son tan diversos como las condiciones que Lopera ha comenzado a poner a todos sus representantes, quienes ya saben que éste quiere a un futbolista de garantías, comunitario, barato y que llegue cedido con una opción de compra. Ocurre que en éstas el Betis entraría, al igual que las últimas temporadas, en el fichar por fichar y Chaparro se niega tajantemente a ello.

Los técnicos han pensado en un medio de cierre que juega en España pero cuyo fichaje es inviable. Así, miran al mercado europeo, donde cualquier futbolista de los que interesan no baja de los 4 millones de euros. Lopera, mientras, espera victorias ante Getafe y Recreativo que calmen a su entorno pese a las necesidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios