El circuito de footgolf recala en Sevilla en su sexta etapa

Sevilla tiene este fin de semana una cita con el footgolf, un deporte de reciente creación que combina el fútbol con el juego de los palos. El Club Hato Verde de Guillena será el escenario de la sexta etapa de un circuito nacional que no deja de congregar adeptos. La parada sevillana, en la que participarán los más destacados jugadores nacionales, dará inicio el sábado a las 16:30, en su primera jornada, y concluye el día siguiente, jornada que arrancará a las 10:30.

El futuro del footgolf se prevé fructífero, al menos en Sevilla. Una muestra es que las federaciones de peñas tanto del Betis como del Sevilla estudian la posibilidad de establecer sus propias competiciones locales entre peñas para trasladar la rivalidad balompédica al campo de golf.

El footgolf es un deporte que se juega en campo de golf, pero sustituye la pelota pequeña y el palo por un balón de fútbol y la pierna del jugador. El objetivo del juego consiste en embocar la pelota dentro de un hoyo de 50 centímetros de diámetro.

Con objeto de no dañar los campos, este deporte veda el uso de tacos largos. Pese a que la mayoría de la población todavía no ha oído hablar del footgolf, ya se han celebrado dos campeonatos del Mundo, en Hungría (2012) y, más recientemente, en Argentina, a principios de este mismo año. De allí salió el actual campeón mundial, que es el argentino Christian Otero, el "Messi del footgolf", mientras que Estados Unidos resultó vencedor por equipos.

El footgolf no requiere una intensa exigencia física, aunque, como apunta el director deportivo del Consejo Nacional, Ramón Díez, "jugarlo es muy sencillo, no así tanto jugar bien". Y añade "se combina la potencia del fútbol con la estrategia del golf, de lo cual resulta un deporte cuyo componente esencial es el apartado anímico".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios