Liga europa · previa

El clásico Jueves de Feria

  • El Sevilla afronta la vuelta ante el Athletic con la ventaja del 1-2, pero con la consigna de que está prohibido confiarse. Emery quiere que los suyos jueguen como si fuera una final. Carriço vuelve a la convocatoria.

Tercer Jueves de Feria de tronío para el Sevilla del último decenio. Mientras el real bullirá por la fiesta una parte importante de la ciudad estará pendiente de otra cosa bien distinta, de lo que pueda hacer en la Liga Europa el equipo por el que han torcido desde pequeñitos. En esta ocasión, buscará la clasificación para las semifinales contra el Athletic Club de Bilbao y lo hará con la ventaja de ese 1-2 conseguido hace una semana justo en San Mamés. Está claro, por tanto, que el marcador es algo más favorable que hace diez años, cuando el llorado Puerta consiguió en la prórroga ante el Schalke 04 el gol que metió al Sevilla en su primera final después de 44 años. Incluso es mejor que hace un año en la lejana San Petersburgo, donde era Gameiro quien se encargaba de alegrarle esa noche ferial a los suyos con el tanto que suponía el pase a unas nuevas semifinales continentales.

Los Jueves de Feria se han convertido, por tanto, en todo un clásico para el sevillismo y hasta ahora lo han sido como motivos de gozo con sus dos clasificaciones continentales. Ésa es la cuestión a repetir, el Sevilla parte con un resultado favorable al calor de los suyos después de quitarle la razón a muchos de los pronosticadores con un fútbol recio en San Mamés, con un partido pleno de virilidad en el que llegó a comerse a un Athletic al que muchos daban como teórico vencedor antes de que la pelota echara a rodar. Sin embargo, a la hora de la verdad la pareja de medios centro compuesta por N'Zonzi y Krychowiak impuso su físico para que el resto de sus compañeros dominaran el partido a pesar del inconveniente que fue la tempranera lesión de Tremoulinas.

Ha sido la única victoria a domicilio realmente de fuste del Sevilla 2015-16, pues tanto en la Liga como hasta ese día en Liga de Campeones y Liga Europa el balance no podía ser más decepcionante. Cierto que fueron muchos empates, pero ni un solo triunfo ha sido un lastre demasiado importante para el devenir del curso. Pero está claro que eso ha sido en la Liga, que otra cosa bien distinta sucedió en las dos competiciones por eliminatorias, donde la tropa de Unai Emery ya tiene segura la final de la Copa del Rey y sigue en búsqueda de meterse en otra en esta Liga Europa.

¿Y qué tiene que hacer para conseguirlo cuando debe manejar una ventaja de 2-1 contra todo un Athletic? Muchos tal vez puedan pensar que todo el trabajo está hecho con el triunfo en San Mamés, pero nada más lejos de la realidad y el primero que es consciente de ello es Unai Emery. Por eso no dudó en llevarse a los suyos lejos del bullicio de la Feria. Es una manera de evitar las tentaciones. Aunque no se dude de la profesionalidad de los futbolistas de este Sevilla, siempre existe familia, sobre todo para los que son de fuera, la mayoría, a la que tener que darle una vueltecita en la tradicional visita a la ciudad por estas fechas. El retiro en Cartaya es la mejor manera de garantizar el descanso y la alimentación para pelear mejor por el resultado.

Es el primer paso, pues, para que toda la plantilla llegue en plenitud de condiciones a este encuentro tan trascendente. A partir de ahí, el manejo del juego puede ser la clave para que todo acabe con una sonrisa en los rostros de todos los sevillistas. Porque será muy importante el control de las emociones en todo momento, incluso vivir en el riesgo si se diera el caso de que el Athletic llegara a ponerse por delante en el marcador. No se olvide que también lo consiguió en Bilbao con el gol de Aduriz y, sin embargo, el resultado final fue favorable a los sevillistas. Pero muchas veces es complicado para los futbolistas saltar al campo sin tener muy definido si deben dedicarse a defender o a atacar. Ni una cosa ni la otra, está claro, pero el patrón del Sevilla debe asemejarse a lo que tantos éxitos le ha dado como local en el presente ejercicio, es decir, ir imponiendo el rodillo al adversario poco a poco.

Para conseguirlo, Emery ha convocado como gran novedad a Carriço, ausente de las convocatorias en las últimas semanas por lesión. Por otro lado, causan baja por decisión técnica el central argentino Federico Fazio y el delantero canterano Juan Muñoz, mientras que el centrocampista argentino Éver Banegano jugará por sanción. 

Vuelven a la cita el mediapunta José Antonio Reyes y el lateral derecho brasileño Mariano Ferreira, quienes no estuvieron en Valencia al estar sancionados por acumulación de amonestaciones. Sigue de baja por lesión el lateral izquierdo francés Tremoulinas, quien tuvo que ser sustituido en los primeros minutos del partido de la Liga Europa del pasado jueves en Bilbao debido a una rotura en el bíceps femoral de la primera izquierda. Beto, que no está inscrito en la Liga Europa, y el lateral derecho portuguésDiego Figueiras, esté por decisión técnico, siguen sin entrar en los planes de Emery, mientras que el central argentino Nico Pereja mantiene su proceso de alcanzar la mejor forma física después de la grave lesión de rodilla que sufrió en la recta final de la pasada temporada. 

La lista la componen los porteros Sergio Rico y David Soria; los defensas Coke, Mariano, Rami, Kolodziejczak, Carriço y Escudero; los centrocampistas Krychowiak, N'Zonzi, Cristóforo, Iborra, Vitolo, Reyes, Konoplyanka y Krohn-Dehli; y los delanteros Gameiro y Fernando Llorente. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios