Octavos · Italia-España

Un clásico por un puesto en cuartos

  • España e Italia reeditan la última final continental en un duelo que confronta dos estilos de juego.

La selección española disputa en París un clásico del fútbol europeo ante Italia en un partido que se prevé durísimo para la actual campeona continental en su pelea por estar en cuartos de final de la Eurocopa.

Muchas cuentas hay pendientes entre ambas selecciones desde 1994, cuando Italia echó a España de aquel Mundial de la forma más dolorosa. Después, llegaron los tiempos de bonanza para los españoles, que apearon a la Azzurra en los cuartos de final de la Eurocopa 2008 en la tanda de penales y la superaron por un inapelable 4-0 en la última final continental.

Ahora llega la cita de Saint-Denis, de pronóstico incierto. Italia aseguró el liderato del Grupo E en apenas dos jornadas mientras España quedó segunda del Grupo D tras su inesperada derrota ante Croacia, ya eliminada del torneo en octavos frente a Portugal. Su "exceso de confianza", como reconoció el lateral Juanfran, condenó a la campeona a viajar por la parte más dura del cuadro.

La primera piedra será Italia, la roca más dura. París asistirá a toda una confrontación de estilos: mientras España permanece pegada al juego combinativo y la posesión del balón como argumentos para el progreso, su rival remite a su vieja esencia, la de un equipo solidario, firme en defensa y eficaz en ataque. Es "la antigua Italia", puesta al día por Antonio Conte, su entrenador.

No es fácil adivinar qué tiene pensado el seleccionador español, Vicente del Bosque, para intentar derribar el muro transalpino. Es probable que apueste por volver a repetir de nuevo la alineación titular, como hizo en los tres anteriores encuentros del torneo. Aunque en el horizonte también está la posibilidad de fortalecer el centro del campo con Koke, para vigilar los contraataques, o situar a Lucas Vázquez en un extremo para fijar a un lateral y ofrecer situaciones de uno contra uno.

Lo que es seguro es que Álvaro Morata volverá a ser el delantero de España. Suma tres tantos en la Eurocopa y conoce muy bien las pequeñas debilidades defensivas italianas, si existen, tras pasar dos temporadas en la Juventus junto al bloque de centrales formado por Bonucci, Barzagli y Chiellini.

Estos tres centrales, y no centrocampistas o delanteros, marcan el estilo de Italia. Acabada la era de Cesare Prandelli, quien intentó seguir la tendencia ofensiva desarrollada en Europa en la última década, Conte devolvió a la Azzurra a sus raíces. Su apuesta es ahogar al rival y las transiciones rápidas.

Y, lo más importante en este tipo de situaciones, sus jugadores creen en él. "Es el entrenador ideal por la forma en que prepara los partidos y por cómo crea unidad en el grupo", afirma el legendario Buffon, otro de los grandes líderes del vestuario italiano.

"Tenemos la mejor defensa del torneo", agrega Daniele de Rossi, otro "pretoriano" del sistema de contención italiano.

La gran duda de Conte es cómo suplir la ausencia por lesión del volante Candreva. En su lugar podría entrar el romanista Florenzi, aunque son muchas las variantes posibles. Mientras, Eder y Pelle parecen fijos en la delantera, ahí no hay duda.

España necesitará desarrollar todo el talento de jugadores como Iniesta o Silva para buscar grietas en la pared italiana. Además, el duelo se plantea como un ejercicio de precisión: aprovechar las ocasiones será vital para uno y otro conjunto.

"El partido contra Italia es una final para nosotros, pero para ellos también. Vamos a dar lo mejor y ya veremos quien pasa", opinó esta semana Juanfran.

El actual campeón de Europa se prepara para una "visita al dentista". Sabe que será difícil disfrutar sobre el campo. Realmente, eso parece lo de menos cuando están en juego unos cuartos de final de la Eurocopa. Ambas selecciones lo necesitan porque el pase también sería una especie de reivindicación tras la decepción del último Mundial.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios