Sin color ni calor: EEUU pasa de la Copa América

Por más que el balón ya ruede, nadie que no sea un fanático del fútbol podría asegurar que en Estados Unidos se está disputando un torneo tan relevante como la Copa América: los aficionados locales no miran ni de reojo el certamen continental. Lejos del fervor que despierta en Centro y Sudamérica, el público yanqui recibió el acontecimiento entre el desconocimiento y la indiferencia por un deporte que sigue sin ser apreciado.

Dos imágenes del mismo sitio, con tres días de diferencia, sirven de muestra. Mediodía del miércoles frente al Rose Bowl de Pasadena, el estadio donde debutó Brasil ante Ecuador, luce desierto y apenas tres personas eligen su ubicación frente a la única taquilla abierta. A los cinco minutos, llega una cuarta.

Mediodía de ayer, a siete horas del debut del pentacampeón mundial, la imagen parece calcada. Un cronista de la televisión argentina, enviado para cubrir el color de la previa, abandona su puesto y decide marcharse hacia Hollywood, a buscar un poco de calor frente al hotel de Brasil. Cualquier hincha que crea que los estadounidenses son poco entusiastas por el fútbol, o soccer como lo llaman en estas tierras, necesitaría apenas unas pocas horas para percatarse que esta idea, lejos de ser un cliché, tiene mucho de cierto.

En la caliente ciudad de Phoenix, cercana a la localidad de Glendale, donde se jugarán varios partidos del certamen, la población sabe entre poco y nada sobre la Copa América, a pesar de que dos selecciones del calibre de Uruguay y México se miden hoy. De hecho, la población de Phoenix se muestra más entusiasmada por el Comic con que se celebra en el Centro de Convenciones que por el torneo.

La comunidad mexicana de Phoenix está más informada, pero tampoco se muestra demasiado entusiasmada con la Copa. Su único interés se enfoca en la estrella del Tri, el delantero Javier Chicharito Hernandez, y el morbo que genera poder ganar la Copa en el suelo de su archirrival histórico.

No muy distinto es el panorama en Los Angeles. Un entrenamiento abierto de Brasil en una cancha auxiliar de StubHub Center concentró unos 30 aficionados, mientras en el estadio principal, donde juega Los Angeles Galaxy en la MLS, cientos de estudiantes y sus familias celebraban con gritos, canciones, pancartas y globos una graduación.

Mientras, la prensa deportiva estadounidense ocupaba sus páginas con el fallecimiento de Muhammad Ali o la final de la NBA entre los Warriors y los Cavaliers. La Copa América anda en un segundo o tercer plano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios