La conjura de Placentines

  • Todos los empleados del club almuerzan juntos para trasladar apoyo al equipo en esta difícil situación.

Comentarios 1

El Cajasol se ha puesto las pilas. Más vale tarde que nunca y esta semana, sabedores en el club de la importancia del encuentro de mañana y de los seis siguientes, la hiperactividad brilla por su presencia. La conjura de Placentines podría ser el título de esta novela que pretenden que tenga un feliz desenlace, con el equipo manteniéndose en la primera línea de batalla. La irregular campaña obligará a vivir un final no apto para cardiacos. Tras el discurso y las iniciativas presentadas por Juan Carlos Ollero el miércoles, ayer se reunieron todos los trabajadores para un almuerzo en la céntrica calle sevillana, donde se ubica el restaurante Robles -patrocinador durante 11 campañas-. Todos a una pueden salvar la delicada situación clasificatoria en la que se halla.

Hasta 46 comensales se dieron cita en un ágape especial en el que tomó la palabra en primer término el presidente, Juan Carlos Ollero, para infundir apoyo total a los jugadores y al cuerpo técnico en esta miniliga de siete partidos, amén de ensalzar el compromiso del patrocinador con el proyecto. A renglón seguido habló Sito García Sánchez, uno de los empleados del club, quien, tanto en inglés como en español, también expresó la confianza en el plantel por parte de los trabajadores del Cajasol, que llevan en la sangre, después de muchísimos años yendo a las oficinas de San Pablo, el hondo sentimiento que tienen con su equipo, su club, su empresa. Por último, tomó el relevo Juanjo Triguero, el capitán del equipo, para expresar la opinión de los jugadores. El valenciano comentó antes del almuerzo que "somos conscientes de la situación en la que nos encontramos y es de agradecer que el club nos muestre su apoyo de esta forma. Esta misma temporada se ha demostrado que tenemos capacidad para salir de situaciones difíciles. Nuestro compromiso es total y lo vamos a demostrar".

Otros también subrayaron su voluntad por mantener el nombre de Sevilla en la élite. Para ello, lo primero es derribar al Joventut. "Nuestro objetivo es ganar tres partidos como mínimo. Podemos hacerlo", afirmó Bogdanovic. "Es una situación complicada, pero llevamos juntos ocho meses y éste es el momento más importante de la campaña, necesitamos ser una piña. Ésta ha sido la mejor semana de entrenamientos del curso. Vamos a jugar duro contra el Joventut". El serbio, que admite que nunca ha vivido una situación similar, aún recuerda el tiro que falló en Badalona y que pudo valer el triunfo: "Sí, recuerdo bien aquel triple; antes había metido muchos tiros y lancé solo, pero hay que olvidar el pasado, igual que otros partidos que pudimos perder y ganamos como en Málaga, Bilbao o Valencia".

John Holland confirma su reaparición, después de "pasarlo mal viendo el partido por la tele ante el Madrid", y quiere hacerlo con un triunfo: "Trataré de ayudar al equipo ante el Joventut. Esta campaña hemos sido inconsistentes, con demasiados altibajos. Necesitamos más regularidad y no hay otra forma de salir de esto que seguir luchando. En esta situación cada semana es la más importante de la temporada. Ellos son un buen equipo y será duro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios