Liga 1,2,3 | crónica · Sevilla atlético-Barcelona B

La cuarta llega a balón parado (3-1)

  • El Sevilla Atlético encadena su segunda victoria consecutiva tras vencer al Barcelona B

  • El filial, a expensas de lo que haga el Lorca, abandona el farolillo rojo

Los jugadores del Sevilla Atlético celebran su segunda victoria consecutiva. Los jugadores del Sevilla Atlético celebran su segunda victoria consecutiva.

Los jugadores del Sevilla Atlético celebran su segunda victoria consecutiva. / web del SFC

Segunda victoria consecutiva del Sevilla Atlético. Tras vencer el pasado fin de semana al Zaragoza en La Romareda, el equipo de Luis García Tevenet derrotó al Barcelona B. Virtualmente descendido, el filial sevillista parece haberse desprendido de la presión y jugar mucho más suelto en los últimos encuentros. De momento, los franjirrojos, con su cuarto triunfo liguero, han abandonado el farolillo rojo, en función de lo que ocurra con el Lorca.

Al partido le costó entrar en calor. Hubo que esperar que el reloj avanzara bastantes minutos para comenzar a ver acercamientos peligrosos. Hasta el ecuador del primer acto, mucho toque en el centro del campo pero poca focalización en la portería rival. El Barcelona intentaba, mediante la circulación rápida y la posesión, ganar metros y el Sevilla Atlético prefería quedarse resguardado para salir a la contra.Pero a partir del minuto 25 todo cambió. Lo hizo con la primera ocasión clara del choque. Aitor Cantalapiedra intentó sorprender a Ortolá con un lanzamiento rápido de falta, aunque el meta anduvo fino para no dejarse engañar. Como si este disparo hubiera significado el pistoletazo de salida, comenzaron a llegar tentativas en ambas áreas.

Respondió entonces el Barcelona B por medio de Nahuel, aunque el disparo del ex futbolista del Betis lo repelió Juan Soriano con una buena mano. A la vuelta, Boutobba gozó de dos ocasiones. La primera se marchó alto después de un buen recorte en la frontal; la segunda, tras un buen robo en tres cuartos de campo, Carlos Fernández cedió a la derecha para que el galo rematara muy centrado pese a la posición cómoda.

Abel Ruiz y Aleñá tuvieron dos disparos que devolvieron la tensión al conjunto azulgrana, aunque el acercamiento más claro del tramo final de primera mitad fue local. Boutobba colocó un medido balón a Aitor Cantalapiedra que lo dejaba en ventaja frente a Ortolá. Sin embargo, el atacante sevillista dejó botar la pelota y el meta forastero tuvo tiempo para cortar la ocasión.

La segunda mitad comenzó con un Barcelona B valiente, vertical, con la mira puesta en la meta de Juan Soriano. De hecho, Valencia avisó apenas unos minutos después de abandonar los vestuarios. Entonces apareció la madera para salvar al equipo de Tevenet. Una pérdida de pelota en la frontal de Álex Muñoz permitió a Ortolá fusilar a Juan Soriano, que vio cómo el balón impactaba en los dos postes en vez de entrar en su portería.

Cuando mejor estaba el filial azulgrana, llegó el zarpazo sevillista. Aitor Cantalapiedra botó una falta lejana que encontró a Cristian González, que ganó la partida a Martínez para adelantar a su equipo.El gol noqueó al equipo de Gerard López. Y el Sevilla Atlético lo supo aprovechar. De nuevo, a balón parado. Cantalapiedra botó una falta lateral, que se quedó corta, y Cururella, con un mal despeje, dejó la pelota a favor de Álex Muñoz, que ganó la partida a la zaga y estiró el pie para hacer el segundo.Respondió el equipo visitante. Un córner mal despejado por Juan Soriano cayó en la frontal a los pies de Vitinho, que con un fuerte disparo acortaba distancias en el marcador.

Pero el Sevilla Atlético no se escondió y sentenció como rápida respuesta. Controló Pozo la pelota en banda izquierda, cedió a la frontal a Carlos Fernández, quien chutó mordido y su disparo acabó convirtiéndose en una asistencia de oro para Mena, quien habilitado por Cucurella, pudo hacer el tercero con un toque sencillo.El último cuarto de hora se convirtió en un quiero y no puedo por parte del Barcelona B, mientras que el Sevilla Atlético, con el marcador a favor, supo controlar un partido que se enfangó con poco, con amarillas en ambos lados, en el tramo final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios