Los cuartos más explosivos

  • El Barcelona quiere olvidar ante el Atlético el tropiezo frente al Real Madrid para volver a mostrar su poderío Los azulgrana son favoritos en el choque entre el ataque y la defensa

Reputados por virtudes diametralmente opuestas, Barcelona y Atlético de Madrid empezarán a dirimir hoy en el Camp Nou los cuartos de final más igualados y explosivos de la Liga de Campeones.

Vigentes campeones y aspirantes a revalidar el título, los azulgrana buscarán avanzar hacia las semifinales tratando de imponer el enorme potencial de su afamado tridente ofensivo sobre la rocosa y sólida defensa rojiblanca, la mejor de Europa.

Lo harán en el estadio azulgrana, con los culés deseosos de una contundente victoria de los suyos en la ida, para espantar los temores surgidos tras la derrota ante el Real Madrid, luego de que el Atlético goleara al Betis y se acercara un poco más a los azulgrana.

"Que la gente esté tranquila: éstos son los partidos que de verdad nos ponen. Lo que nos gustan son retos como el del martes ante un gran rival como el Atlético. Después de un partido malo en casa donde perdimos, queremos demostrar de nuevo por qué lo ganamos todo", afirmó ayer el defensa del Barcelona Piqué.

Según el central azulgrana, las dudas, si existen, están fuera de la plantilla azulgrana, que, por su calidad, se siente casi invencible ante la mayoría de circunstancias. "El Atlético no nos asusta. Es cierto que está haciendo una temporada espectacular, que es el segundo equipo de España, que se encierra atrás y salen muy bien a la contra y que será más complicado que el Madrid, pero, al final, todo se resume en nosotros", sentenció Piqué.

"Tenemos un equipo lleno de números uno en su posición en todo el mundo, así que cuando miras a tu alrededor y ves quiénes están, sientes que nadie nos puede ganar", añadió el internacional español.

Mirando exclusivamente a la última jornada de la Liga, las cosas pintan mejor para el equipo dirigido por Simeone, que goleó al Betis en un partido muy completo y dio una imagen muy sólida tanto en defensa como en ataque, con Griezmann como bigoleador.

Pero el Barcelona, pese a su tropiezo frente al Real Madrid, mantiene una ventaja de seis puntos sobre los rojiblancos y sólo los 20 últimos minutos frente a los blancos mostraron grietas en el compacto grupo dirigido por Luis Enrique. Las imprecisiones y el descontrol final ante el Real Madrid truncaron la impresionante racha de 39 partidos invictos en todas las competiciones de los azulgrana, que siguen aspirando a convertirse en el primer equipo que conquista dos tripletes consecutivos. Y eso pasa por que el Barcelona supere los cuartos de final de la Champions contra el Atlético, un equipo que, desde que Luis Enrique asumió el banquillo azulgrana, nunca lo derrotó.

Luis Enrique y Simeone han chocado en seis duelos hasta ahora y todos cayeron del lado azulgrana, si bien en el último, el de Liga en el Camp Nou, el Atlético complicó la vida sobremanera a su rival pese a acabar jugando con nueve hombres. "Ellos tienen muchas opciones para generarnos problemas. Nos suelen hacer daño en transiciones y a balón parado. Son un equipo muy peligroso y por eso están en cuartos de final de Champions y por eso son nuestros principales perseguidores en la Liga", asumió Luis Enrique.

Con las bajas de Mathieu y Aleix Vidal en defensa, el técnico del Barcelona sigue teniendo "fe ciega" en sus jugadores y, sobre todo, en su tridente ofensivo, el más goleador de Europa con 97 tantos en Liga, Champions y Copa. Ni Messi, ni Luis Suárez ni Neymar marcaron ante el Real Madrid. Pero los tres anotaron en alguno de los dos duelos de Liga frente al Atlético, saldados ambos por 2-1 a favor de los azulgrana.

Frente a la capacidad anotadora del Barcelona, el Atlético propone la mejor defensa de Europa, un cerrojo muy complicado de abrir, más ahora que recuperó a Godín, pieza clave en la zaga y en la columna vertebral de los rojiblancos.

Nadie sabe si Simeone, que tiene como dudas a Yannick Carrasco y Savic, optará por mantener a los suyos cerca de Oblak o si, como ya hizo en Liga en el Camp Nou, presionará a los azulgrana arriba para provocar el error y sorprender a la contra. El técnico argentino se reserva la fórmula, como también si Fernando Torres será el acompañante de Griezmann en la avanzadilla.

Dos años atrás, cuando el argentino Gerardo Martino dirigía al Barcelona, el pronóstico estaba más equilibrado que ahora y el Atlético apeó al Barcelona en los cuartos de la Champions. Con Luis Enrique la historia ha sido otra y los azulgrana confían en tomarse la revancha ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios