Dopaje

La defensa pide la absolución de Eufemiano Fuentes

  • Tomás Vildivieso afirma que su conducta era "legal al margen de consideraciones éticas".

Comentarios 2

El abogado de Eufemiano Fuentes, Tomás Valdivielso, ha solicitado la absolución de su representado en la última jornada del juicio oral de la Operación Puerto, ya que "no se ha presentado prueba alguna" pese a "los esfuerzos por criminalizar la conducta" del médico realizados por las acusaciones, teniendo en cuenta que sus prácticas eran "lícitas y legales al margen de consideraciones estéticas y éticas". 

"Pese a los esfuerzos para criminalizar la conducta de Fuentes, no se ha presentado prueba alguna. Al margen de consideraciones estéticas y éticas, eran lícitas y legales. El Colegio de Médicos de Madrid incoó un expediente disciplinario que se archivó al señalar que la actuación de los doctores Fuentes y Merino estaba ajustadas al código deontológico. Si el órgano encargado de solventar estos casos concluye que la 'praxis' medica era correcta, supondría una quiebra del principio de seguridad jurídica que se dictamine que eran contrarias a derecho", reclamó Valdivielso en su informe final. 

El letrado pidió una sentencia que "no sea ni histórica, ni ejemplarizante", como reclamaron las acusaciones, sino que "cumpla estrictamente la ley". "Señoría, le corresponde la obligación de, desde su independencia, someterse al imperio de la ley. No se ha cometido ningún delito porque en 2006 el dopaje no era delito y si se hubiera cometido habría un error invencible porque los hechos juzgados están dentro de la más absoluta indefinición. La conducta que estamos juzgando en esta sala es de todo menos evidente", reclamó. 

El abogado aseguró que desea que "haya un deporte limpio, honrado, que los deportistas españoles dejen de ser objeto de sospecha allá donde vayan", pero que "esos nobles objetivos no son objeto de este procedimiento". De este modo, consideró que "la tarea de inscribir la técnica de las autotransfusiones en el Código Penal supone una tarea estéril". "La sangre, el plasma humano y las células sanguíneas de origen humano no son medicamento. No cabe ninguna interpretación del concepto sangre, ya esta definido por la ley", agregó.

"Ningún testigo ha manifestado ser perjudicado"

En cuanto a los testimonios escuchados a lo largo de dos meses de juicio, subrayó que "ningún testigo ha manifestado ser perjudicado por las prácticas" de los doctores Fuentes y Merino, "ni siquiera el señor Manzano, que pide una indemnización cuantiosa" sin haber "acreditado ni un solo perjuicio que se le haya ocasionado". "Manzano juega con peligros potenciales, con palabras, que pueden desarrollar mil enfermedades él o sus hijos o nietos. Especular con el cáncer es un agravio a todas las personas que sufren esa enfermedad tan cruel", denunció Valvidielso, que también acusó a la Guardia Civil de "mala fe en algunas actuaciones" cuando estalló la Operación Puerto en mayo de 2006. "Fue una ilícita actuación policial porque el dopaje no era delito en aquel momento y se produjo una vulneración de los derechos más elementales de los imputados. La privación de libertad y la intervención telefónica fueron dos atentados manifiestos contra sus derechos constitucionales", acusó respecto a la detención de Fuentes hace casi ocho años. 

Al igual que el resto de defensas, Valdivielso mostró su "sorpresa jurídica" al escuchas a las acusaciones "lanzar desafíos". "Que nos encontramos ante una magnífica oportunidad de limpiar el deporte español, que se juzga el mayor entramado del dopaje mundial, pedir el dictado de una sentencia ejemplarizante o que el derecho debe plegarse a la sociedad y no al revés.... Lo que más me llamó la atención fue que la Abogada del Estado pidiera sin tapujos que se deje al margen cualquier consideración legal acerca de la sangre y se diga en la sentencia que la sangre es un medicamento. Esa frase tan grandilocuente es mas digna de una rueda de prensa que de un juzgado de lo penal. Manda el impero de la ley", reclamó. 

En cuanto a la EPO encontrada en ocho de las bolsas de sangre incautadas a Fuentes, reclamó que "no se sabe quién la introdujo" y que "los niveles encontrados eran inocuos" y, en referencia a la reunión con Manolo Saiz, mantenida en el momento de la detención de ambos, aseguró que "la razón era buscar fórmulas de pago para pagar la deuda reconocida por Saiz". "No obedeció a ningún intercambio de nada", zanjó. 

El juicio de la Operación Puerto ha quedado visto para sentencia después de más de dos meses de sesiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios