El déficit goleador lo aleja de los puestos de Champions

  • El Sevilla, con sólo 18, es el menos goleador de la zona europea; hasta Osasuna lo supera ya.

Comentarios 1

El Sevilla concluye 2011 lejos, bastante lejos de lo que esperaba Marcelino García Toral para cuando llegase el parón navideño, en números y en prestaciones. El equipo blanco sufre un déficit goleador que lo está lastrando y no termina de encontrar la línea de la regularidad, pese al cambio de sistema. La derrota ante el Real Madrid podía preverse en un guión realista, pero también conviene analizar que la goleada pudo no ser tal si los atacantes sevillistas hubiesen tenido algo de acierto en las muchas llegadas que provocaron mientras el partido estuvo abierto. Marcelino se queja de esto con razón.

El dato es llamativo: el Sevilla ha marcado 18 goles, es el equipo menos goleador de la zona europea e incluso Osasuna, que ayer lo adelantó en la tabla con su remontada ante el Villarreal, lleva más tantos en su cuenta: 21. Un signo éste más que ilustrativo. En el último lustro nunca había bajado el Sevilla de la veintena de goles en la jornada 16. Hay que remontarse al primer año de Juande Ramos (17), y entonces el Sevilla terminó quinto y campeón de la UEFA. Cabe reseñar que la lesión de Negredo ha afectado en esta faceta y el jugador no ha vuelto al mismo nivel tras la misma.

Además, con la rotunda derrota que encajó ante el Real Madrid ya no puede presumir de esas buenas estadísticas que lucía en el apartado de goles en contra, en el que ya acumula 17. Antes era el segundo en este apartado, sólo superado por el Barcelona. Ahora este privilegio corresponde al propio Real Madrid. Sin embargo, si se descuentan los seis tantos del sábado sí mantiene unas buenas cifras y es cierto que en los últimos encuentros el sistema ha ido encajando mejor y Javi Varas es mucho menos protagonista que en el inicio del campeonato liguero.

Con todo, Marcelino tendrá que afrontar el año 2012 con la obligación de encontrar la fórmula del gol para comenzar la particular remontada hacia el objetivo que él mismo esperaba ya disfrutar en diciembre, los puestos de Champions. Cuando llegó, el asturiano anunció que para el mes de diciembre ya sí se podría ver la verdadera respuesta de su equipo. Pero él mismo reconoció tras el encuentro del sábado que no ha sido así. Le falta bastante para cuajar el fútbol que está buscando, después de tener que realizar un cambio de sistema. Ante el Madrid volvió en la segunda parte al 4-4-2 y tampoco sirvió. Pero no fue un día para sacar conclusiones. Sí lo serán los tres partidos que faltan de la primera vuelta, Rayo en Vallecas, Espanyol en Nervión y Betis en Heliópolis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios