El desenlace, en Heliópolis

  • El Betis recibe al Fermaguín en el último partido de la liguilla con la leve ventaja del 1-1 logrado en la ida

La hora de la verdad ha llegado. Hoy, a las 11:30, la ciudad deportiva Luis del Sol será un hervidero para animar al Betis a escalar el peldaño final de su inédito sueño: militar el año que viene en la Primera División femenina.

El conjunto que dirige María Pry afronta su último y trascendental partido de la liguilla de ascenso ante un Fermaguín que salió vivo la semana pasada de su feudo, el Municipal de Arguineguín, y espera aguar la fiesta a su rival.

Para ello se encomienda al 1-1 que amarró en la ida, un resultado ligeramente favorable para las hoy locales dado el valor doble de los goles a domicilio, pero que dejó un sabor agridulce en la escuadra heliopolitana por las muchas ocasiones de peligro de las que dispusieron y, sobre todo, porque fueron superiores al cuadro canario durante buena parte del choque.

De hecho, el empate del Fermaguín llegó en uno de sus pocos acercamientos al área bética, circunstancia que las pupilas de Pry intentarán evitar de todas las maneras posibles, sabedoras como son de que a estas alturas cualquier error se paga muy caro.

Será pues la concentración la mejor arma de un Betis que no conoce la derrota en su feudo en lo que va de temporada y confía en sacarse la espina de lo ocurrido hace poco más de un año, cuando empató (3-3) en casa ante el UDG Tenerife. Un marcador insuficiente pues en la ida el conjunto insular se hizo con la victoria.

Dejando a un lado los fantasmas del pasado, de los que tanto la entrenadora como las jugadoras verdiblancas han asegurado varias veces haber aprendido mucho, el encuentro promete ser apasionante desde el inicio.

Con las emociones a flor de piel, las béticas confían en que a la segunda vaya la vencida y bajo esta premisa se han entrenado con ahínco durante toda la semana.

Fiel a su estilo, Pry seguramente mantendrá el bloque titular que tantos buenos resultados ha conseguido en estos meses, con la única duda de Suárez, que tuvo que ser sustituida en el inicio de la segunda parte en el partido de ida y arrastra algunas molestias. En cualquier caso, la entrenadora colocará en el campo 11 guerreras listas para dejarse la piel en pos de un merecido ascenso

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios