Sevilla - Benfica · Minuto Cero

El disfrute de la responsabilidad

  • Emery, fiel a su filosofía, orilla la literatura sobre el favorito en una final de esta magnitud y destacala ilusión de su equipo y la de su animosa afición.

Comentarios 1

"Soy muy optimista desde que me levanto hasta que me acuesto". Prácticamente con esta frase, Unai Emery daba por concluida su larga comparecencia en la repleta sala de prensa del Juventus Stadium. Le habían preguntado por las palabras de José Castro diciendo que el Sevilla era muy favorito y las declaraciones procedentes del Benfica en las que el favoritismo está claramente definido del lado lisboeta. Pero Emery terció, puso paz en la guerra dialéctica tan apropiada para llenar páginas y programas y se centró en dos aspectos: lo futbolístico y lo emotivo, la capacidad y la ilusión de su equipo y de su afición. El de Fuenterrabía es hombre de fútbol y entiende este deporte como lo que es, una preciosa práctica en la que hablar antes sirve de poco y trabajar a destajo suele servir de mucho. "Respeto mucho la motivación del presidente, tiene motivos para sentirse favorito igual que el Benfica también los tiene para sentirse favorito". Así lo zanjó, para entrar en sus habituales análisis de amplio espectro.

"La final es fruto de un proceso -comenzó el guipuzcoano-, es un camino desde el 1 de agosto. Siempre fue un sueño, una ilusión, un objetivo al que, sin pensar en él, hemos llegado, y ahora, a seguir disfrutando". El concepto de disfrutar ha aparecido muchas veces en el discurso de un entrenador al que molesta la presión gratuita y excesiva. Un hombre que tiene la autoexigencia por filosofía se muestra incómodo cuando los neófitos, aficionados, periodistas, dirigentes, parlotean sobre el fútbol en términos de objetivos y se olvidan de disfrutar de cada momento. Quizá por esto volvió a agradecer el modo en que la afición sevillista sí ha venido disfrutando con el torneo desde hace nueve meses... "Quiero agradecer el esfuerzo a todos los que han venido, por la distancia y la dimensión económica es un esfuerzo grande, e igualmente a todos los que estaban deseando venir y no han podido. Es un momento para vivirlo pensando desde que empezamos. Se concentra muchísimo toda esa ilusión". Y responder a esa ilusión es su principal leit movit: "Procuramos transmitir nuestra responsabilidad de ofrecer un buen partido para que cruzar la meta sea encontrar nuestra feria, que la dejamos aparcada la semana pasada".

Aparcada la particular filosofía de Emery, era hora de desgranar lo futbolístico. Sobre Vitolo y Gameiro, pocas pistas. "A ver cómo superan el entrenamiento, pero las ganas las tienen y el médico nos autoriza a tomar la decisión que los jugadores nos permitan visto como están".

Dudas al margen, era hora de elogiar al rival. "Las bajas del Benfica son importantes, pero no determinantes. Ha rotado a muchos futbolistas. Ha tenido una continuidad de cambios. Su estructura colectiva no varía, los toques individuales serán diferentes, pero el equipo es el mismo. El principal favorito era la Juventus y un dato objetivo es que el Benfica la ha eliminado. Pero eso no resta nuestra capacidad y confianza en que podamos superarlos. Lo que sí tengo claro es que los dos equipos somos merecidos finalistas por sus trayectorias".

Emery, además, pudo medirse al Benfica el año pasado en la Champions, cuando entrenaba al Spartak. "Tuvimos un doble enfrentamiento en Moscú y Lisboa, es una experiencia y veo un Benfica en evolución desde entonces. En la Liga ha salido campeón, a nivel de juego se ve más seguro, más estable, es un mejor Benfica", dijo rotundo.

Y tras el análisis del Benfica, vuelta al camino realizado: "Nuestra trayectoria ha sido larga, pero muy hermosa. Queremos salir por la puerta de ganadores, pero sabemos la dificultad. Es el último reto, la última oportunidad, a partido único. Y así lo afrontamos. En el crecimiento del equipo la final es un punto más y en él estamos".

En ese crecimiento hay importantes dientes de sierra. ¿El Sevilla que arrolló al Oporto o el que se dejó arrollar por el Valencia? "Son dos buenas referencias, eran eliminatorias a 180 minutos, la final es 90 y puede que prórroga. Ahora es tú o yo. La respuesta nuestra tiene que ser en la mejor versión de esas dos eliminatorias. Sólo buscamos y reforzamos la idea buena de equipo fuerte defensivo pero con la meta de ir a por ellos".

Otro aspecto importante, la motivación que tiene cada uno de los contendientes. El Benfica, tras siete finales europeas perdidas, cree que es su momento, pero... "A ellos los extramotiva más jugar este año y la trayectoria que han tenido. Nosotros partimos desde la ilusión y el sentimiento de la afición por esta competición, que nos la ha calado". Y por último, vuelta a empezar: "Lo primero es disfrutar del momento, con nuestra dedicación sin pensar en las consecuencias, trabajar el desarrollo. Todos pensamos en que va a ser positivo, pero tenemos que trabajarlo. Es una responsabilidad grande". Que así sea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios