El duelo más 'british' entre dos sorpresas del torneo

  • Los galeses, optimistas por ser primeros de grupo, parten con ventaja

Gales o Irlanda del Norte garantizan la presencia de una selección británica en los cuartos de final de la Eurocopa, un torneo que nunca antes habían disputado y en el que son dos de las sensaciones.

Dos de las pequeñas selecciones que componen el conglomerado británico se miden en el Parque de los Príncipes en unos inesperados octavos de final que las ambas afrontan plenas de ilusión.

Al duelo en el campo se sumará también el de las aficiones, que hasta ahora se han convertido en dos de las más animadas y ruidosas de la competición.

Los galeses de Gareth Bale rebosan optimismo tras haber acabado primeros de su grupo, superando a la vecina archidominante Inglaterra y con su estrella como único futbolista que ha marcado en los tres partidos.

Con permiso de los ingleses, que se miden a Islandia el lunes, buscan mantener viva la llama británica en la competición, en un duelo cien por cien british, pues el colegiado será el inglés Martin Atkinson.

Confortablemente instalados en la costa bretona francesa, en un rincón celta que han convertido en su hogar, los galeses viven en un clima de total felicidad, sabedores de que ya han hecho historia y de que, todo lo que llegue, pondrá a las generaciones del futuro el listón más alto.

El jugador del Real Madrid es quien está en mejor posición para marcar la ambición de su grupo, que pasa por seguir adelante, ya que haber superado la fase de grupos no le parece suficiente.

"Aquí se viene a ganar el torneo, no a jugar tres partidos e irte para casa. El objetivo final es ganar, pero cada partido es tan importante como el último", señaló.

Para estimular a su grupo, el seleccionador galés, Chris Coleman, les puso un vídeo de la generación de 1958, el hito a batir, que pasó a cuartos de final del Mundial de Suecia.

El técnico contará con su equipo de gala, con el triángulo Bale, Ramsey y Allen que les ha llevado a sumar dos triunfos en la primera fase y a doblar la rodilla sólo contra Inglaterra y con un gol en la recta final.

Tampoco tiene bajas en su grupo el seleccionador norirlandés, Michael O'Neill, quien, pese a que sabe que no parten como favoritos, no renuncia a dar la sorpresa y clasificarse para los cuartos.

Irlanda del Norte, que logró el billete para octavos con sólo tres puntos, cuenta con la solidez de su bloque y evita caer en las individualidades, aspecto que caracteriza a su rival, que se ha echado en brazos de Bale.

O'Neill ni siquiera ha alineado todavía al jugador del Wigan Will Grigg, pese a que su festiva afición lo pide de forma insistente.

Evans y Lafferty son así los dos únicos que tienen experiencia en el alto nivel, en un grupo que apuesta por la pasión y el compromiso compartido.

Gales: Hennessy; Gunter, Chester, Williams, Davies, Taylor; Allen, Ledley, Ramsey; Bale y Kanu.

Irlanda del Norte: McGovern; Hughes, Cathcart, McAuley, J. Evans; Ward, Norwood; Baird, Davis, Dallas; y Lafferty

Árbitro: Martin Atkinson (inglés). Estadio: Parque de los Príncipes (18:00).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios