cajasol banca cívica - unicaja · la previa

Un empujón que puede abrir la puerta

  • El Cajasol busca en el derbi un triunfo con el que dar un paso decisivo para alcanzar la Copa del Rey · El duelo entre los interiores, clave del choque.

Comentarios 10

La Copa llama a la puerta del Cajasol. O más bien al contrario, porque el conjunto sevillano es quien trata de entrar en un torneo que le dejó un buen sabor de boca en 2010 y que la pasada campaña no pudo visitar por la irregularidad de la primera vuelta y un calendario poco propicio. Las cosas han cambiado de cara a 2012, pero la puerta no está abierta aún. Sigue cerrada y son los pupilos de Joan Plaza quienes deben dar el primer empujón esta tarde ante Unicaja para, al menos, poder asomar ya la cabeza y ver lo que se esconde detrás: magia, competición, baloncesto en estado puro y hasta un posible título al final del camino. Es la Copa del Rey y tras asaltar la Fuente de San Luis el objetivo está al alcance, pero no se puede parar ahora de empujar.

Lástima que tras la exhibición colectiva ofrecida en Valencia llegase el parón navideño, porque el cuadro cajista se encontraba entonces en un estado óptimo tanto físico como moral. Quizás mejor que el que tenía entonces el rival que visita hoy la cancha sevillana, un Unicaja al que el descanso le ha servido para coger aire tras jugarse su clasificación para el Top 16 de la Euroliga en Zagreb, ganar en la prórroga al Joventut, caer en casa ante el todopoderoso CSKA Moscú y, de paso, ganar tiempo para recuperar a letón Valters, aunque no a Darden. Sin embargo, el Cajasol ha demostrado en lo que va de curso que se siente cómodo teniendo enfrente a un grande. Ya mordió el parqué de San Pablo el Barcelona, se jugó de tú a tú ante el Real Madrid y el Caja Laboral y se asaltó los fortines de Miribilla y La Fonteta, así que repetir el triunfo de la temporada pasada en el derbi andaluz gracias a un minuto mágico no es algo, como años atrás, más complicado que ganar a cualquier otro.

Las cosas cambian y este Cajasol ofrece mucha seguridad, a pesar de que la defensa ya no es el arma letal de la primera temporada de Plaza en el banquillo. Sigue siendo fundamental, sí, pero el equipo cuenta con otros recursos que aumentan las posibilidades de triunfo cuando atrás no se está fino . De hecho, casi cada jugador es un recurso, porque cuando no es Urtasun surge English, si los escoltas no tienen el día ahí están Jasen o Tepic, puede aparecer Bogdanovic para romper el choque desde el triple o la imponente presencia de un Davis que cuando está centrado es un valor seguro.

Seguro que el norteamericano, tras borrarse por las faltas en la última jornada, tendrá ganas de resarcirse y cerrar con una sonrisa el 2011. Su trabajo será fundamental para frenar el potente juego interior costasoleño, ya que enfrente tendrá dos cinco puros y espigados como Zoric (2,11 metros) y Sinanovic (2,22 metros), que les gusta jugar en la pintura. Ahí pueden hacerle daño al estadounidense, que a veces le coge tirria a la zona, aunque su mayor velocidad y potencia le da superioridad cuando en ataque se sale fuera, abriendo espacios para sus compañeros.

Especial trabajo tendrán Bogdanovic, Guille Rubio e incluso Triguero, que cada vez juega más con Davis como cuatro, para frenar a un Freeland que ya los destrozó en la Copa de Andalucía. El inglés está en estado de gracia y, sin duda, es el mejor de un Unicaja que ha ganado como bloque y cada vez depende menos de él. ¿Cómo pararlo? En los 12 partidos de esta campaña sólo en tres hizo menos de 10 puntos. Con un hombre tan regular, la defensa tendrá que ajustarse y ser más aguerrida, con más ayudas, aunque sin olvidar que Unicaja cuenta con una amplia plantilla en la que cualquiera puede hacerte un roto.

Quizá tenga superioridad el Cajasol en el puesto de alero con Jasen y Tepic frente a Peric, el recién llegado Payne y el canterano Abrines. Si la pareja cajista es capaz de sacar ventaja de su teórica superioridad, como ante el Valencia Básket, la balanza pueda decantarse del lado local en un choque que se espera tenso, igualado y en el que pequeños detalles (eliminación por faltas, acierto desde la personal...) pueden decidir el vencedor. Unicaja tiene asegurado virtualmente el pase a la Copa y busca ser cabeza de serie; el Cajasol, abrir una puerta que se le cerró la temporada pasada, pero para eso hay que empujar todos juntos: técnicos, jugadores y afición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios