"El equipo está disfrutando"

  • Casimiro reconoce la mejora del grupo con los nuevos fichajes y lo ve en su mejor momento del curso, pero no quiere confianzas ante el Gipuzkoa

Con una segunda vuelta para enmarcar, el Baloncesto Sevilla se ha despegado de los puestos peligrosos y ahora "disfruta". Lo tiene claro Luis Casimiro, uno de los artífices de que lo que era un grupo al principio de la temporada sea ahora un equipo capaz de ganar a los grandes de la Liga. En Valencia puso la guinda el cuadro hispalense con uno de los mejores encuentros de los últimos años, pero el técnico no quiere confianzas porque "eso no ayudará a ganar el domingo al Gipuzkoa, ahora el partido más importante que afrontamos".

"Nos ha costado mucho llegar a este nivel y ahora disfrutamos del camino, trabajando duro cada día con la confianza que dan las victorias, pero sabiendo que cada choque es complicado. Y es que el partido de Valencia no nos sirve para ganar al GBC. Hemos mejorado y crecido como conjunto, en parte gracias a la reconstrucción de la plantilla", apuntó el manchego, que no quiere confianzas porque el colista de la Liga ha dado un paso adelante en las últimas jornadas. "Tenemos la suficiente experiencia como para saber que si no hay un partido fácil en la Liga Endesa para el Madrid, el Barcelona o el Baskonia, menos para el CB Sevilla. El encuentro es complicado y no podemos pensar que está ganado de antemano".

Con cinco triunfos en lo que va de segunda vuelta, la permanencia se toca ya con las manos y vencer en San Pablo mañana sería ya casi definitivo. "Estamos cada vez más cerca del primer objetivo, seguir siendo matemáticamente equipo ACB; más cerca, pero tenemos que seguir en esta línea. Hemos hecho un buen trabajo antes y ahora esta cita no parece trascendental en nuestro calendario, pero nosotros sí que tenemos que verlo así y hay que afrontarlo con la misma intensidad, energía y mentalidad que los anteriores", afirmó Casimiro, que pidió el apoyo de la afición: "Es fundamental y la necesitamos ante el Gipuzkoa. Queremos ganar, porque todo ayudará a que como institución sigamos siendo fuertes y demostremos todos que el baloncesto en Sevilla es parte importante de la ciudad y que queremos que siga habiendo baloncesto sin esa espada de Damocles encima siempre".

Con todo, Casimiro no quiere confianzas: "Estos encuentros siempre son complicados para el entrenador. Hay que tocar la tecla para que todos se activen y comprendan que hay que dar el 100%, pese a lo hecho anterior mente. Pero estoy seguro que los jugadores lo harán porque los veo disfrutar. La temporada pasado no nos divertimos, porque aun jugando bien teníamos una gran exigencia por salvarnos, y el principio de esta campaña fue complicado. Ahora el equipo está disfrutando del día de trabajo y compitiendo en todos los partidos. Eso es lo que nos hace sentir bien y hay que trasladar en cada partido, independientemente del rival", insistió el técnico, clave en la mejora de Balvin: "Cuando llegué la pasada campaña tardé cinco segundos en decir que lo quería y por eso no se fue. Eso le dio confianza, trabaja duro y tenemos sintonía, aunque el trabajo previo de formación sus años anteriores han sido muy importantes. Hay que reconocerle públicamente y agradecerle que cuando salió Slokar le pedí que redoblase esfuerzo y responsabilidad porque me tenía que dar 30 minutos de garantías y acepto el reto. ¡Y de qué manera! Lo difícil era mantener el nivel y él lo está haciendo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios