A la espera del acuerdo definitivo

  • Un grupo español toma la delantera para hacerse con el club. El 30 de junio, una fecha clave.

Bien entrado ya el mes de junio, las noticias sobre el futuro del Baloncesto Sevilla siguen sin llegar. No quiere decir esto que sea ni bueno ni malo. Se negocia, hay opciones de seguir adelante y hacer viable el club, pero hay muchos flecos que cerrar antes de que llegue el momento de hacer oficial una noticia que, por ejemplo, el año pasado se retrasó hasta el 5 de agosto.

No debe demorarse en esta ocasión tanto. Hay frentes abierto y conversaciones en curso y el hecho de que se acabase a principio de mes el plazo legitimado en el Borme para la ampliación de capital -que quedó desierta- no se varía el cuaderno de ruta, ya que en vez de esa vía el nuevo dueño llegaría a través de un proceso de compra-venta.

El sigilo de toda la operación es extremo. Ya pasó en 2015 y en 2014, cuando aterrizó un fondo de inversión norteamericano. Si una cosa parece clara es que no llegará ningún fondo de inversión a la capital andaluza en esta ocasión. CaixaBank expresó desde el primer día su deseo de encontrar a alguien que se sumara al proyecto deportivo con garantías y ése sigue siendo su principal objetivo.

En este sentido, parece que las negociaciones se encuentran avanzadas con un grupo español que se haría cargo del club con el apoyo del actual propietario, que se mantendría vinvulado a la entidad mediante un patrocinio, como ha hecho en los últimos años.

Lo natural es que en un plazo de unas dos semanas el futuro esté aclarado, ya que en el plano deportivo hay aspectos que resolver antes del 30 de junio que son urgentes. Y es que hay contratos que deben tener una resolución antes de esa fecha como los de Oriola, Bamforh o Miljenovic, todos con opciones de corte que deben hacerse efectivas antes de ese día. Preocupan especialmente los casos de los dos primeros, jugadores a los que el club y Luis Casimiro, que debería continuar encabezando el nuevo proyecto, quieren retener, pero se necesita saber el dinero del que se dispondrá para afrontar las necesarias renovaciones.

Otra cuestión será después tener tiempo para armar un conjunto en el que mantener un bloque de la actual plantilla es prioritario: Alfonso Sánchez, Jerome Jordan y Nachbar esperan una oferta del Caja, pero hasta que no se sepa quién estará al frente (y cuándo) es imposible. Otro que seguirá si no pasa nada fuera de lo normal es Hakanson, cuya cesión ya está apalabrada con el Barcelona cara al próximo curso.

A partir de ahí, acertar con los fichajes. Pero todo depende de que se haga efectivo el traspaso. Todo lo referente a la temporada que viene, desde fichajes hasta campaña de abonos. Y el tiempo corre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios