La fe de un coloso acerca la Ensaladera

  • Ferrer echa mano de la épica para remontar y ganar en cinco sets a un gran Del Potro, que acusó al final la falta de físico

Ni un pero se le puede poner a Del Potro, un top ten en esto del tenis que rozó la victoria aunque acabó sucumbiendo (6-2, 6-7, 3-6, 6-4 y 6-3) ante la fuerza, el arresto y la fe de un coloso del tenis como David Ferrer, que le dio a España el segundo, y casi definitivo, punto con el que el conjunto de Albert Costa acaricia ya su quinta Ensaladera.

El número uno argentino, un gigante más allá de sus casi dos metros, comenzó la temporada más allá del puesto 300 en la ATP y llegó a Sevilla como el undécimo del ranking. Es un grande y las opciones de su equipo pasaban por que ganase al alicantino usando su poderosa derecha, pero surgió el mejor Ferrer, el que no da una bola por perdida para acabar imponiendo su mejor fondo físico ante el tenista de Tandil.

ventaja inicial

Poca historia tuvo el primer set, que parecía la continuación del choque Nadal-Mónaco. El español tomó ventaja en el cuarto juego con un break (3-1) fruto de su juego ofensivo y rápido y desde ahí remó con la marea a favor. Incluso tras ganar cada uno su servicio, el de Jávea logró una nueva rotura respondiendo a su oponente con una dejada que lo ponía por delante con un 5-2 que cerró acto seguido.

al 'tie break'

Más dramático fue el segundo parcial. Del Potro fue tomándole el pulso a la pista y al rival y su derecha comenzó a hacer efecto sobre Ferrer. Con 2-4 para el sudamericano, el set parecía perdido, pero el español no es un jugador de los que se rinden. Le devolvió la rotura al argentino para igualar 4-4 y forzar el tie break. Sin embargo, Ferrer no mandaba como antes. Jugaba al contragolpe, a defenderse de los derechazos de Del Potro y soltar algún golpe ganador cada vez más de vez en cuando. Por ese camino la muerte súbita la finiquitó el argentino con un incontestable 2-7.

'break' para empezar

Ferrer, todo alma y corazón, no quería que Del Potro creyera en sí. Un smash lleno de rabia por ceder el tie break ratificaba una rotura en el primer juego del tercer acto. No había mejor manera de empezar porque defendió su saque hasta el 3-1, pero ahí el de Tandil creció para comerse al alicantino. Y eso que después de un gran saque, con 3-2 en el marcador, Ferrer mandaba por 40-15, pero el argentino le hundió la moral con su derecha al romperle el saque dos veces consecutivas y adelantarse 2-1 en el partido.

punto de inflexión

Con más de tres horas de encuentro arrancó el cuarto set. Del Potro le regaló el break a Ferrer con una doble falta, se impuso al resto acto seguido y empató con su servicio 3-3. En el séptimo juego arrancó mandando con un 0-30, pero dos saques excepcionales de Ferrer (30-30) marcaron el inicio de la remontada. El español, que por momentos sólo mandaba pelotas al centro donde los dos metros de Del Potro se imponían, empezó a mover a su rival con golpes más profundos, y empató a dos mangas aprovechando una doble falta de su rival.

merma física

Tocado moral y físicamente, a Del Potro le costaba llegar a la pelota, y en el cuarto juego un resto ganador, el primero, le daba un break (3-1) con el que encarar por fin el triunfo. Un passing perfecto aplaudido por Del Potro supuso el 4-1 y otro más, de revés, el 5-1. No se rindió el argentino a pesar del cansancio, pero la derecha del coloso Ferrer era ya a esa altura un punto de fe imposible de superar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios