Córdoba-Betis · La previa

Los fichajes, al escenario

  • Arranque Hasta siete de los refuerzos del verano iniciarán la andadura del Betis en la Copa del Rey ante el Córdoba Mensaje Mel apela a la ilusión que genera el torneo del KO para motivar a su equipo.

Comentarios 1

Inicia el Betis esta noche en Córdoba su andadura en la Copa del Rey, esa competición que tantas alegrías le deparó la pasada temporada cuando militaba en Segunda y que ahora afronta con la ilusión renovada tras la victoria del sábado ante el Valencia, donde puso fin a su dinámica negativa. Pepe Mel ya se encargó de recordar ayer que su equipo pretende convertir el torneo del KO en un motivo de ilusión para su castigada afición, aunque las rotaciones aparecerán en un once donde, por vez primera, hasta siete de los refuerzos llegados el pasado verano jugarán al mismo tiempo. Con los fichajes sobre el escenario, el Betis tratará de traerse un resultado positivo en su visita a El Arcángel que le permita afrontar con cierta tranquilidad la vuelta de la próxima semana en el Benito Villamarín.

Hasta diez caras nuevas con respecto al once que saltó el sábado ante el Valencia dispondrá de inicio el cuadro verdiblanco, o al menos eso ensayó Mel en el entrenamiento de ayer. La primera novedad, en la portería, donde Fabricio realizará su debut en competición oficial y que le puede servir para ganarse un hueco en los planes de Mel, como ya consiguiera Casto la pasada temporada. En la defensa, hasta cuatro fichajes -Chica, Amaya, Ustaritz y Tosic- coincidirán al mismo tiempo, aunque la mayor parte de las miradas se centrarán en el lateral serbio, denostado por el técnico tras sus minutos en Cornellà y que incluso podría disputar sus últimos minutos como jugador verdiblanco. En el centro del campo, Cañas y Matilla ocuparán el eje central, dejando a Juanma y Ezequiel, dos jugadores específicos de banda y que fueron decisivos en la remontada ante el Valencia, en las alas. Y en la delantera, el preparador bético apostará, en principio, por sus dos torres, Santa Cruz, el único que repetiría de los que jugaron de inicio ante el Valencia, y Jorge Molina, quien tendrá una nueva ocasión para reivindicarse.

Aun con esos cambios en el once, el Betis parte con la condición de favorito, por aquello de tratarse del equipo de superior categoría, pero en Heliópolis nadie se fía del Córdoba, que marcha quinto clasificado de Segunda y que viene realizando un fútbol alegre y efectivo. De hecho, el equipo dirigido por Paco Jémez sólo ha perdido un encuentro como local en el campeonato liguero y ha devuelto la ilusión a una afición que en este año de penurias económicas apenas sólo esperaba pelear por la permanencia. Con novedades en su once, pero también contando con numerosos titulares, el cuadro cordobesista pretende, al menos, ofrecerle una alegría a su gente como local, lo que también le permitiría llegar al Villamarín con opciones de continuar soñando en la Copa.

Con todo, el Betis cuenta con la experiencia de la pasada temporada para no fiarse de su rival, cuando militando en Segunda acabó eliminando a dos equipos de Primera como Zaragoza y Getafe, además de plantarle cara al todopoderoso Barcelona. Incluso al cuadro verdiblanco puede recordar su eliminatoria copera ante el Granada, cuando Mel también dejó fuera a sus principales jugadores del once inicial y, finalmente, tiró de Emana y Rubén Castro para igualar una ronda que se acabaría llevando en la tanda de penaltis. Experiencias acumuladas en el vestuario verdiblanco, que se añaden a los tres enfrentamientos que ya se han disputado en este torneo, y donde Barcelona y Athletic sólo pudieron vencer por la mínima a equipos de Segunda B e incluso el Atlético cayó derrotado ante el Albacete.

El mensaje de Mel ayer fue claro. El técnico, que maneja a la perfección los hilos de la afición verdiblanca, conoce la ilusión que esta competición genera entre los suyos, por lo que apela a ese sentimiento para salir a por todas desde el primer momento. Además, tras romper el sábado su dinámica negativa de resultados, el encuentro copero, aunque corresponda a otro torneo diferente, debe servir para refrendar que la recuperación es una realidad e inyectar así de mensajes positivos las entrañas del vestuario.

Comienza el Betis su aventura copera en El Arcángel, donde se dará cita una buena representación de su gente en la grada, y lo hará con un once renovado y plagado de los refuerzos llegados durante el verano. La Copa se convierte en el escenario para medir la temperatura de la plantilla, tanto por los ánimos reforzados por la última victoria, como por la presencia de esos fichajes que tendrán la oportunidad de revertir las críticas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios