Río natura monbus-cajasol · la crónica

Más fieles para la causa (56-70)

  • Burjanadze y Porzingis recuperan en el tercer cuarto al bloqueado Cajasol para enfilar en muy buena situación el sprint a la fase por el título tras ganar un partido bronco en Santiago.

Comentarios 7

Otra lección aprendió el precoz Cajasol en su caminar hacia el play off, que ya palpa con los dedos de la mano a poco que saque el triunfo ante el Joventut -aunque quizás le valiera incluso uno de prestigio el próximo domingo en la Fuente de San Luis ante el radiante Valencia Básket-: en los partidos broncos no sólo mantiene la compostura, sino que gana, que llegados a este punto para eso están ahí arriba después de una campaña de sobresaliente. Entraron al trapo los veteranos jugadores del Río Natura, caso de Corbacho, o el siempre enérgico técnico santiagués, Moncho Fernández, mientras que los sevillanos, que habían pasado por una crisis descomunal en el tercer cuarto, vivieron esos minutos con una tranquilidad pasmosa e incluso regalando tiros libres y algunas bolas -campo atrás, pérdidas bobas- zanjaron la contienda con una victoria más, la decimoséptima de esta campaña. 

Más fieles para la causa reclutó ayer Aíto García Reneses, que decidió darle mucho protagonismo a Beka Burjanadze y retomar la confianza en el adorado Kristaps Porzingis. El georgiano, vivo, muy activo en defensa y valiente en ataque, sacó del atolladero al Cajasol después del descanso; el letón, con un mate estratosférico que abrió el último cuarto, fue el encargado de recuperar la ventaja perdida previamente para menguar las opciones de un Río Natura que se cebó con el arbitraje cuando quizás ha de mirar otras cuestiones; por ejemplo, la mala trayectoria en la segunda vuelta. 

Eso será un problema del club gallego. Los sevillanos, por más que concedan dádivas o estén empachados de tanto halago en los últimos tiempos, se encuentran felices, en la cresta de la ola y se están empezando a creer que no sólo el play off está al alcance de la mano, sino que la sexta posición, tras el tropiezo del Baskonia ayer, no es una quimera. 

En este máster remunerado que reciben los jóvenes cajistas en este curso 13-14, les vino bien jugar en un ambiente hostil, aunque ellos fueran actores secundarios y, supuestamente, los beneficiados por la actuación de los colegiados. Ellos, tranquilos, iban a lo suyo: defender y aprovechar el desconcierto gallego. 

El encuentro tuvo varias historias. En la primera copó el protagonismo el Cajasol casi al completo. Implicado a sabiendas de la trascendencia del choque, la escuadra de Aíto se puso a trabajar atrás y robaba balones que acababan en canastas fáciles. Hernangómez en una contra y Urtasun después de un robo apagaron el Fontes do Sar y situaron a los visitantes 11 arriba (8-19). 

Dewar, minimizado Corbacho, era el mejor arma del Obradoiro, aunque quien repartió juego y convirtió en un pelele al Cajasol a partir del segundo cuarto fue Guillén. El experimentado interior generó tal estado de ansiedad en los visitantes que el equipo local empezó a anotar y a defender. Asistiendo a compañerosbajo el aro, aquel niño salido de la cantera del Unicaja, hoy cerca de los 40 años, destrozó a los hispalenses, que se fueron al descanso uno abajo sin saber muy bien por qué: 32-31. 

Quizás fuera el mal de altura de estar tan cerca de cumplir un sueño lo que provocó el cortocircuito cajista. Más de seis minutos tras el intermedio se llevó el grupo de Aíto con un par de tiros libres de Burjanadze como único botín del cuarto. El Río Natura hacía lo más simple del mundo: penetrar y tirar o doblar para tiros bajo la canasta. El georgiano, como alero, hizo daño, y se incorporaron Satoransky y Porzingis para remontar. Un mate del primero a pase del segundo, un tiro del letón, una canasta tras rebote de Burjanadze y otro tiro del báltico dieron la vida al Cajasol, que recuperó el color: 40-41 tras un parcial de 1-8. 

El sublime alley oop entre Satoransky y Porzingis levantó la grada santiaguesa al inicio del último periodo. El letón sumó después desde seis metros y más tarde sacó canasta y falta... fallando el tiro adicional, pero el rebote se lo llevó Balvin y la jugada acabó en triple de Bamforth (44-52). El letón añadió otro acierto de tres a su hoja de servicios y los locales se desquiciaron por completo. Este Cajasol, que suma fieles inesperados a la causa como Burjanadze, no pierde los nervios ni aun teniendo un mareo que casi llega a la lipotimia en el tercer cuarto. El play off, a falta de tres partidos, ya es más una obligación que un deseo. 

Ficha técnica:

56 - Río Natura Monbus (11+21+10+14): Rafa Freire Luz (1), Pavel Pumprla (8), Alberto Corbacho (3), Mario Delas (4), Kaspars Berzins (10) -cinco inicial-, Durand Scott (8), Ben Dewar (12), Vasilis Xanthopoulos (-), Travis Peterson (6) y Richi Guillén (4).

70 - Cajasol (19+12+12+27): Tomas Satoransky (13), Scott Bamforth (14), Marcos Mata (-), Marcus Landry (9), Ondrej Balvin (2) -cinco inicial-, Nikola Radicevic (-), Kristaps Porzingis (13), Beka Burjanadze (6), Josep Franch (4), Willy Hernangómez (4) y Álex Urtasun (5).

Árbitros: Emilio Pérez Pizarro, Francisco Araña y Sergio Manuel. Eliminaron a los locales Alberto Corbacho y al técnico Moncho Fernández.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo primera jornada de la fase regular de la Liga Endesa disputado en el Fontes do Sar ante 4.515 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios