Un final aún por escribir

  • Joan Plaza apunta las claves del encuentro ante el Barcelona, en el que las opciones cajistas pasan por ir a pocos puntos y acabar vivos cada cuarto · No descarta la sorpresa porque su equipo "irá con todo"

Comentarios 7

Tras años de fiascos, de tirar el dinero y acabar la temporada con más pena que gloria, la llegada de Joan Plaza el pasado verano supuso un soplo de vida para un Cajasol que transitaba por la ACB sin el reto de no sufrir más que el curso anterior. Ahora se mira con optimismo al futuro de la mano de un técnico que ha dotado al equipo de un sello de identidad propio que le permite tutear a los grandes de la Liga.

Ese sello, el de la intensidad defensiva, el mismo que lo ha llevado a ser el cuarto equipo de Europa que menos puntos recibe, sólo superado por el Barcelona, Panathinaikos y el Montepaschi Siena, es el arma con el que competir en los cuartos de final de la Copa del Rey frente al conjunto de Xavi Pascual, "el rival que nadie quería".

"Nos hubiera gustado poder tener un cruce aparentemente más sencillo, pero el camino es el que es y no hay nada que reprocharse. Intentaremos llegar al final con opciones de poder luchar. Sabemos que es el mejor equipo de Europa y que nosotros fuimos el decimocuarto de España el año pasado. Necesitamos que el Barcelona se sienta incómodo jugando contra nosotros. Si a partir de esa incomodidad, logramos tener un buen porcentaje de tiro de dos, que es algo que nos preocupa, y ofrecer nuestra mejor versión defensiva, estaremos ahí. Si nos ponemos a intercambiar canastas, estamos muertos", apuntó Plaza en su último entrenamiento en Sevilla antes del debut copero.

Lo bueno es que en el deporte, como dice el técnico, "dos más dos no siempre son cuatro". Si la defensa es el arma para complicarle la vida al Barça, la ilusión es el camino más corto hacia la victoria para un grupo lleno de debutantes en la Copa: "Si queremos ganar el torneo, me preocupa que la mayoría de jugadores sean novatos. La presión de tener que ganar tres partidos en cuatro días es poco habitual si no estás curtido, pues hay muchos factores técnicos y físicos que intervienen. Pero creo que nosotros contamos con un factor que otros no tienen: la ilusión. El 80 por ciento de jugadores no han disputado una Copa del Rey, y eso va a generar un plus positivo. En los ojos de los jugadores veo ganas e ilusión, y creo que no irán a pasearse por el Guggenheim, sino a demostrar por qué somos quintos, a un triunfo del cuarto y con dos de ventaja con los que nos siguen".

Y es que las opciones cajistas de alcanzar las semifinales pasan por jugar los 40 minutos al 200 por ciento, "disputando cuatro partidos en uno solo". "Debemos plantearnos el duelo cuarto a cuarto para llegar al último con opciones. Si nos sacan de la pista en el primer periodo o si competimos a 100 puntos, será muy difícil", afirma el barcelonés, que se aferra a la historia para hablar de esperanza: "Aparentemente todas las apuestas están en contra, pero no es la primera ni la última vez que el pequeño se come a Goliat. Hace falta que pasen muchas cosas, pero intentaremos aunar todos los esfuerzos para que eso ocurra".

En el poco tiempo que el técnico lleva en Sevilla ya ha podido palpar los extremos de una ciudad que se hunde en el pesimismo con la misma rapidez que se baña de optimismo. Por eso Plaza lanzó, documentación en mano, un mensaje ante la expectación creada en los medios y la afición. "Estar en la Copa del Rey ya es un premio, pero viendo periódicos de hace cuatro años, en la última participación, cuando el Tau elimina al Caja San Fernando parecía que era un gran desastre. Nosotros vamos a competir, y eso implica apurar las opciones para intentar ganar al mejor equipo de Europa".

Precisamente los azulgrana visitarán San Pablo el fin de semana siguiente a la cita en Bilbao. Si tuviera que elegir, ¿qué encuentro le gustaría ganar? "Si soy honesto, he pedido a mis jugadores que no nos salgamos del guión, y el guión dicta acabar la temporada haciendo una buena segunda vuelta en la ACB. Si pudiera elegir, me gustaría ganar en la Liga, ante nuestra afición, pero a Bilbao viajan también mucha gente de Sevilla y no podemos defraudar a nadie, porque sería fallar en nuestro compromiso. Iremos allí a apurar nuestras posibilidades". Y si gana, qué: "Si ganamos, quizá no tendríamos fuerzas para las semifinales, pero ya saldríamos Tabak, Ocampo y yo, si fuera necesario. Salir vencedores del primer envite hablaría muy bien de nosotros. Si pasamos, me tiro a la ría. La diferencia es que el Barcelona tiene que disputar tres partidos en esta competición para ganar, y nosotros en el primero jugamos una final. No podemos pensar en lo que vendría después. Es un choque y a por ello vamos", afirmó el preparador cajista.

Con todo, y por mucho que se haya conseguido este premio y la salvación virtual, Plaza es ambicioso y no piensa en quedarse aquí. "Por mi carácter no creo que todo el trabajo esté hecho. Es cierto que en el verano nos planteamos hacer un equipo que no sufriera. Ahora estamos en una dinámica en la que los jugadores, los técnicos y el club estamos deseosos de clasificarnos para los play off, y hacer algo que hace 10 años que no pasa: jugar los play off y la Copa del Rey en una misma temporada".

Pero antes está el reto de la Copa del Rey. Si al Cajasol no le gustó nada el sorteo, al Barcelona tampoco le hizo especial gracia, como señalaron abiertamente en su momento Joan Creus y Xavi Pascual. El Cajasol ha sido el rival que más cerca ha estado esta campaña de asaltar el Palau. Llegó al último minuto con opciones de llevarse el triunfo y seguro que los blaugrana intentará sufrir menos: "Si nos pueden ganar de 30, no se van a quedar en 20, y ahí la madurez mental de mis jugadores y la mía misma será muy importante". Ahora bien, Plaza no quiere que su paso por esta Copa sea de puntillas y ya motiva a los suyos "para que peleen con todas sus fuerzas". "Creo que cualquier fórmula posible, ya sea musical, comidas, timbas… sirve para que los jugadores entiendan que esto es una oportunidad única en la vida. He vivido varias Copas y espero que ellos vivan más, pero, por si fuera la última, quiero que se dejen la piel en la cancha".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios