Todos los focos hacia Rakitic

  • Las cariñosas palabras en la celebración del título del suizo-croata contrastan con su reticencia a firmar la oferta de renovación. Su tibieza desconcierta al club.

Comentarios 8

Cuando aún resuenan los ecos de la espectacular celebración del Sevilla por la conquista de su tercera UEFA, un hito que ha llevado a calificar a los sevillistas como Reyes de Europa por parte del mismo organismo europeo, todos los focos se centran ahora en Rakitic. La sorpresa de la gran fiesta no fue el anuncio de la renovación de su contrato, como muchos sevillistas esperaban. La aparición del helicóptero cogió a pie cambiado a más de uno. Y ahora la incertidumbre se ha generalizado, porque el fútbol es presente, pero también vista al futuro y el de Rakitic en el Sevilla es más que incierto.

En el club andan con cierto desasosiego por la tibieza de sus declaraciones públicas y por lo esquivo de sus charlas privadas. Desde antes de Navidad está coleando la oferta de renovación que le realizó el club al futbolista suizo-croata y ya se han producido hasta dos reuniones con su hermano Dejan. En la primera de ellas, aún con José María del Nido al frente del club, se produjo un avance de entente. En la segunda, José Castro avanzó sobre ella, hasta el punto de que el nuevo presidente sevillista se ha atrevido a hablar públicamente de acuerdo prácticamente cerrado a falta de la definitiva rúbrica en más de una ocasión.

El dirigente sevillista no hablaba por hablar cuando sacaba a la luz pública que Rakitic continuaría en el Sevilla. Las conversaciones privadas entre presidente y futbolista han sido varias y prolijas y en ellas prácticamente se había consensuado hasta lo que se debía y lo que no se debía decir en público, hasta dónde podían llegar ambos en desvelar a la afición la cercanía del principio de acuerdo para la ampliación de un contrato que expira en junio de 2015. Sin embargo, el cúmulo de novias que tiene ante su puerta el internacional croata parece que ha minimizado su convicción en renovar.

El jueves, en el Sánchez-Pizjuán, en medio de las celebraciones, el futbolista por fin contestó a la afición cuando ésta pidió a voz en grito su continuidad. "Raki, quédate; Raki, quédate", volvió a insistir la hinchada, como ya había sucedido en varias ocasiones durante todo el recorrido de la celebración. En la Plaza Nueva ya evitó pronunciarse el futbolista hablando en tono lúdico e iniciando cánticos. En el estadio nervionense, micrófono en mano, ya no tenía escapatoria y tuvo que pronunciarse, dejando una puerta abierta a la esperanza sobre su deseada continuidad. "Es un sueño ser el capitán de este equipo, de este club y de esta afición", dijo. La gente volvió a apretar con el Raki, quédate. "Seguro que vamos a conseguir más títulos juntos", continuó el futbolista.

Fue la ocasión en la que el futbolista se ha pronunciado de forma más clara al respecto. Antes de la final, en el open media day, le preguntaron a Rakitic en varias ocasiones sobre el asunto. Esquivó la respuesta diciendo que sólo estaba centrado en la final y explotó sonriente al final ante la enésima interrupción de un periodista. "Me han preguntado ya cuatro veces por la renovación", dijo mientras se despedía de la prensa. Anteriormente, también había dejado bastante en el aire su futuro, siempre con palabras y mensajes esquivos y ambiguos. Seguramente, detrás de ello está la constante corriente de contactos que está recibiendo su hermano Dejan de parte de grandes clubes de toda Europa. El runrún de que Real Madrid y Atlético se lo disputan continúa y en la capital aseguran que Ancelotti está enamorado de su juego.

Mañana se cierra la temporada y se vivirá un capítulo similar en Nervión. Puede ser el último partido del gran capitán, del ídolo. O no. Con un Mundial por medio y media Europa tras el talentoso rubio de 26 años, el verano puede ser largo, renueve o no renueve.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios