Y se formó la gran fiesta

  • Un gol en el 94 de Bernardo da el triunfo al Sevilla ante el Linares

Lo mereció y quizás por eso la fortuna se alió con el Sevilla Atlético para quedarse con un triunfo heroico por las formas ante el Linares, que asienta a los hispalenses en los puestos de play off por el ascenso. Porque en apenas unos segundos se pasó de la decepción tras el gol de Joselu al éxtasis con el definitivo tanto de la victoria de Bernardo. Y es que las victorias así saben muy bien y ponen los vellos de punta.

Comenzó el encuentro el filial fiel a su idea de fútbol: dominando. Carrillo y Borja Lasso tuvieron las primeras opciones de adelantar a los locales, aunque sus lanzamientos no encontraron la fortuna del gol. Las fuerzas comenzaron a equilibrarse ligeramente, pero apareció Ivi para adelantar a los locales con un lanzamiento de falta lateral que se coló por la escuadra de Lopito. Un golazo en toda regla.

Pudo ampliar la ventaja el cuadro sevillista apenas unos minutos después, aunque el colegiado anuló un tanto a Curro por fuera de juego más que dudoso. Pero con el gol del madrileño, que daba una merecida ventaja a los blanquirrojos, se llegó al descanso.

Tras el paso por los vestuarios, los locales salieron algo aletargados. Así, los jiennenses, que apenas habían generado alguna ocasión de peligro suelta durante la primera mitad, trataron de encontrar el empate. Sin embargo, el golpe llegaría en el área contraria otra vez de la mano de Ivi. El madrileño recibió un genial pase de Borja Lasso tras un robo de Cotán y batió a Lopito con un disparo cruzado.

Los últimos 20 minutos de partido fueron de auténtico infarto. Pocos se hubieran aventurado a presagiar un final así, máxime tras la cómoda ventaja con la que se había plantado el cuadro hispalense en el tramo definitivo. Pero esto es lo bello del fútbol.

Kike Boula acortó distancias en el marcador y el Linares comenzó a buscar el tanto del empate con más ganas que fútbol. Fue ya en el tiempo adelantado, en el minuto 93, y a la salida de un córner, cuando Joselu batió a José Antonio. Y lo hizo con uno menos sobre el césped tras la expulsión de Salinas.

Pero el fútbol tenía la sonrisa guardada para el Sevilla Atlético. Un minuto después, Ivi colgó un córner que peinó un rival en el primer palo y Bernardo apareció sin marca en el segundo para provocar el éxtasis en la grada y dejar los tres puntos en casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios