Sevilla atlético | racing de ferrol · la crónica

Los frutos de una justa revolución

  • Cambios Galeote dejó fuera a pesos pesados como Juanjo, Casado o Perotti Juego La variante de jugar otra vez con doble pivote dio aire a los sevillistas

Comentarios 1

La mejor forma de romper una dinámica negativa proviene, habitualmente, de la consecución de una victoria. Pero si ese triunfo se consigue por cambios tácticos y de hombres introducidos por el entrenador, la satisfacción es aún mayor, sobre todo para el propio técnico.

Fermín Galeote, una semana más con un equipo muy mermado por las ausencias en defensa, presentó una alineación totalmente sorpresiva. Dejó en el banquillo a jugadores del peso en el filial de Juanjo, Perotti o Casado. Galeote se la jugó con una pareja de centrales sin experiencia: el juvenil Cala y Yedra, futbolista del Sevilla C. Además, se olvidó del 4-1-4-1 que él mismo había impuesto a las pocas semanas de sentarse en el banquillo, y dispuso a sus jugadores con un 4-2-3-1 que equilibraba más el juego del equipo.

Desde el inicio se notó que el cambio de sistema iba a beneficiar al Sevilla Atlético. A la fortaleza de Jonathan e Ismael en el centro del campo se unía la posibilidad de que alguno de los dos se sumara al ataque por sorpresa, circunstancia que anteriormente no podía ocurrir, dado que Jonathan actuaba casi como un líbero por delante de los centrales. Otro de los grandes aciertos del entrenador fue darle la responsabilidad de organizar el ataque a Salva Sevilla, que junto con Alfaro, es uno de los más en forma del conjunto nervionense.

Con Juan Pablo bajando balones de espalda a portería y ofreciéndoselos al tridente que venía de cara, las ocasiones no tardaron en llegar. En una de las numerosas triangulaciones en tres cuartos de campo de los sevillistas, el balón terminó marchándose a córner. El centro de Salva Sevilla desde la esquina lo remató Alfaro a un metro del portero, pero éste demostró buenos reflejos. De nuevo Alfaro pudo abrir la lata en el minuto 29, pero su disparo a pase de Salva lo envió Queco Piña a saque de esquina. Era el preludio del primer tanto. Éste subió al marcador después de que Armenteros mandara a la red un pase de Alfaro desde la derecha. Tan sólo cuatro minutos después, el partido se iba a poner aún más de cara. El colegiado no dudó en señalar un claro penalti sobre Alfaro, pese a que éste fue en el pico del área. El propio jugador onubense se encargó de lanzarlo. El meta ferrolano acertó a despejarlo, pero Armenteros tenía la zurda inspirada y soltó un tremendo disparo al recoger el rechace. 2-0 y encuentro casi solucionado. Casi porque era pronto y el Ferrol todavía tenía cosas por decir.

La segunda mitad fue mucho peor que la primera. El Sevilla esperaba las acometidas del rival en su campo. Un penalti por manos de Óscar Ramírez supuso la expulsión del catalán. Medina lo tiro fuera. Álvaro Antón puso el 2-1 a falta de siete minutos para el final. Se pasaron muchos nervios, pero la victoria se quedó en casa y la permanencia ya se roza con la yema de los dedos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios