El gallo vuelve a salvarse del matadero

Los tres empates en la fase de grupos, la tercera mejor tercera, pocos había que apostaran por una larga vida de Portugal en la Eurocopa. Pues ya está en cuartos. Después de derrotar a Croacia, una de las selecciones más potentes de esa otra región de las eliminatorias, los portugueses se convierten ahora en uno de los favoritos para alcanzar la final.

Ya sea por una razón o por otra, a Cristiano no hay quien le robe protagonismo. Ayer el gol fue de Quaresma, pero el delantero madridista también estuvo allí. Aunque su remate fuera poco digno, aunque su actuación ante los croatas estuviera alejada de lo que se espera de su calidad y capacidad. El futbolista blanco volvió a tener un día gris.

En los cuatro encuentros disputados, Portugal ha sumado tres igualadas y un triunfo en el tiempo de gracia, a falta de apenas tres minutos para la tanda de penaltis. Pese a las graves carencias en la definición ofrecidas, la selección lusa vive agarrada a Cristiano Ronaldo, decisivo cuando está inspirado y cuando no. Ante Croacia volvió a participar en la jugada decisiva, aunque sea difícil vender que su golpeo fuera decisivo para el único tanto portugués de la noche. La agonía por la clasificación regresó en su máxima expresión de agonía.

Comprobados los antecedentes, en Portugal ya comienzan a percibir el trayecto de la selección portuguesa por la Eurocopa con una dosis de magia milagrera. Y ojo. En la previa del choque de octavos, el propio Cristiano se había expresado optimista. "A España no le gana cualquiera, pero a Croacia podemos jugarles de igual a igual", declaró con unas palabras más de santón que de futbolista, que han terminado siendo providenciales.

Como ante Hungría, Portugal volvió a agarrarse a la suerte del último tren. Del ultimísimo. Hasta tres veces estuvieron los portugueses eliminados frente a los húngaros y en las tres ocasiones tuvo que llegar el punta para deshacer el entuerto: dos goles y una asistencia. Al gallo portugués no le hacen falta delatores para verse, pecho henchido, entre las ocho mejores de Europa. La suerte está de su parte. Por ahora continúa salvándose del matadero, quién sabe hasta cuándo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios