Con la garantía del trabajo bien hecho

  • Manuel Balderas Ruiz. Entrenador del ONCE-Andalucía de baloncesto en silla de ruedas.

No es casualidad que el ONCE-Andalucía haya logrado dos títulos esta temporada y haya rozado el logro en otro, finalizando una campaña de éxitos que encumbra aún más al prestigioso equipo sevillano de baloncesto en silla de ruedas. Tampoco es casualidad que Manuel Balderas sea considerado como uno de los culpables del gran año del equipo tras hacerse cargo de él a principios de campaña y conseguir protagonizar un exitoso año.

Cuando el actual entrenador del ONCE cogió los mandos del equipo a principios de campaña, él ya tenía claro que llegaba a un club grande y con claras aspiraciones a pelear por los títulos: "Yo sabía del prestigio del ONCE; es una institución humilde en presupuesto y estructura, pero siempre se trata de un club ganador". Tras la marcha de Abraham Carrión al Polaris Murcia, Manuel tomó el cargo de entrenador del ONCE-Andalucía con la garantía de un periplo de experiencia en otros equipos: "Aunque no me exigían títulos, sí que pedían un trabajo; no necesité adaptación y el equipo finalmente logró realizar una excelente campaña".

Manuel Balderas es a sus 28 años todo un profesional del baloncesto. Tras estar vinculado a este deporte desde su infancia, comenzó su faceta de entrenador haciéndose cargo del equipo granadino de básket en silla Arrayán: "Era un equipo ascensor, faltó poco en mi temporada allí para que lográsemos el ascenso a División de Honor". Tras su campaña al frente del club granadino, se encargó de la dirección del Club Baloncesto Las Gavias, equipo de baloncesto de pie de la Primera Provincial. "No es un gran cambio, el entrenamiento de baloncesto es común a ambos tipos de juego, tiene sus variantes pero en definitiva no hay ningún tipo de homologación específica para el básket en silla de ruedas, no se exige", explica Manuel sobre su experiencia en los dos lados de la balanza de este deporte.

Cuando se le pregunta sobre la situación del baloncesto en silla dentro del deporte y de las especificaciones oficiales, Manuel tiene claro que existe cierta falta de conjunción: "Deberían conjuntar y especificar las cosas; podría haber un mayor acercamiento por parte de la Federación Española de Baloncesto, más aún en este periodo en el que el tren nacional funciona bien".

Los éxitos logrados en esta campaña al frente del ONCE demuestran la buena decisión del equipo de confiar en la figura de Balderas para afrontar la temporada, hecho que desde el inicio Manuel tomó como una gran oportunidad: "Sabía que era un equipo grande; no prometía títulos, pero sabía que los iba a pelear hasta el final, y así ha sido, porque hemos aspirado a todo logrando una genial campaña".

Sobre su trayectoria como entrenador y su futuro en el mundo del baloncesto, Manuel lo tiene claro: "Mi idea es seguir entrenando y adquirir por completo el título nacional de entrenador, aunque quiero seguir orientado a la labor como infórmatico, ya que es la carrera que estudié y en la que también enfoco mis destinos profesionales". Preguntado por la realidad profesional de los jugadores y entrenadores dentro del básket en silla, el técnico deja pocas dudas sobre las enormes carencias de medios y posibilidades: "A largo plazo quiero vivir del baloncesto, aunque ahora es complicado; no hay profesionales y económicamente son muy pocos los que pueden vivir exclusivamente de esto". Una realidad preocupante que, sin embargo, da más valor aún al trabajo de un entrenador que ha conseguido ayudar al ONCE a terminar una campaña llena de éxitos y títulos que sus aficionados jamás olvidarán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios