El gol de Breitner, pero al revés

  • El tanto fantasma de Luis Fabiano marca un partido que se calentó como cualquier Sevilla-Real Madrid por mucho que desde la capital interpretaran de forma negativa el famoso vídeo del club de Nervión.

Comentarios 10

El partido que según esas tribunas tan apegadas al Real Madrid iba a estar negativamente marcado por el vídeo promocional del Sevilla quedó señalado por un polémico gol fantasma. ¿Entró o no entró ese disparo de Luis Fabiano que sacó de casi dentro Albiol?. Cabe recordar que la esfera debe superar completamente la línea de gol. Ahora, que cada cual según el prisma con que lo mire lo vea como quiera. El gol pudo cambiar el signo del partido. La eliminatoria ya estaba difícil por el gol de Benzema, un tanto que no impidió que la afición sevillista se volcara con una fe casi incorruptible.

Cuando empieza a rodar el balón, lo que calienta los partidos es la divergencia de opiniones sobre las decidiones arbitrales. Es verdad que en el Sánchez-Pizjuán había un ambiente muy caldeado, pero eso es inherente a este estadio cuando llega una cita de verdadera envergadura. Y más si es el Real Madrid. Hay que dejar al margen la absurda polémica del exitoso vídeo.

El sevillismo respondió a la llamada del club y vibró aun en la derrota. Lo hubiera hecho igual con vídeo o sin él, porque el Real Madrid nunca fue un huésped de agrado junto a Eduardo Dato. Cualquier sevillista de a pie recuerda asuntos pendientes con los de Concha Espina, desde aquel Trofeo Carranza en que el Madrid exigió que no jugara Campanal, hasta el gol ilegal de Breitner, que entró por fuera de la red, el famoso arbitraje de García de Loza o la más reciente tángana en el Bernabéu con el famoso papelito de los 13 errores arbitrales. En fin, un Sevilla-Real Madrid siempre tiene un ambiente especial. Con Mourinho o sin él.

Hubo pitada para Mourinho cuando la megafonía relacionó las alineaciones y nombró a los respectivos entrenadores. Lo de que el portugués sea pitado no puede tildarse de extraordinario. Él mismo, con su manera de mostrarse ante el público, se gana adeptos y detractores, cada vez más de los segundos que de los primeros porque no todo el mundo es del Real Madrid o del Inter. Y como tiene esa habilidad para tocarle los costados hasta a los suyos...

En fin, que las decisiones de Undiano Mallenco fueron las que de verdad le dieron el toque polémico al encuentro. El gol fantasma de Luis Fabiano fue el culmen para que, tras el descanso, el árbitro fuera el centro de las iras. La afición local ya le había reclamado anteriormente una tarjeta a Arbeloa que podría haber significado su expulsión, porque luego vio otra. Y la duda siempre estará ahí: ¿Habría concedido gol Undiano si es Cristiano Ronaldo el que tira a puerta? ¿Se hubiera atrevido su auxiliar, el famoso Fermín, a no darle el gol a alguna estrella blanca? Lo cierto, desde lo meramente futbolístico, es que el Sevilla se topó con un Madrid pétreo y que ahora necesita una hazaña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios