celta - sevilla · zona mixta

Un golpe anímico inesperado

  • Los jugadores lamentan la derrota y Maduro critica la decisión del árbitro.

Comentarios 1

Los jugadores del Sevilla mostraron su tristeza tras la derrota sufrida en Vigo ante el Celta, aunque se mostraron optimistas de cara al futuro y valoraron el trabajo realizado para tratar de recuperar la racha perdida.

El primero en hablar con los medios fue Campaña, que valoró las claves del choque: "El equipo no ha estado al nivel de los partidos anteriores y se ha notado. El resultado lo dice todo. Hemos intentado hacerlo como en los otros partidos, pero nos ha faltado un poco de intensidad y lo hemos pagado con la derrota".

A modo personal, no se sintió feliz: "Es mi primer partido como titular este año y traté de hacerlo lo mejor posible para ayudar a mi equipo, pero no pudo ser y sufrimos la derrota". Sobre la acción del penalti, tampoco quiso aventurarse a un juicio: "Fue una acción muy rápida y yo no pude ver si era mano o no".

El medio centro del Sevilla prefiere mirar hacia delante para tratar de salir de la mala racha: "La verdad es que tras el buen inicio de Liga, estas dos derrotas nos dejan bastante jodidos".

Reyes también hizo su valoración de la derrota en Vigo: "Son derrotas que te dejan tocado. Pero tenemos que hacernos fuertes en estos momentos y seguir trabajando. Son rachas que hay en el fútbol, espero que ganemos el próximo partido y demos una alegría a la afición".

No dudó del nivel del equipo y sus merecimientos: "Quizás el empate era un resultado más justo. Llega esta derrota en el peor momento para nosotros, pero sabemos que estaremos ahí arriba al final de la temporada".

Reyes volvió ayer a jugar minutos tras hacerlo ante el Granada en la segunda jornada y el utrerano se mostró feliz por poder ayudar a los suyos nuevamente desde el terreno de juego: "Me encuentro más cómodo en esta posición y estoy muy contento de poder haber regresado con el Sevilla".

Por último, Maduro dio su impresión sobre el choque, destacando sobre todo su opinión acerca de la jugada en la que fue protagonista tras una mano que motivó el penalti favorable al Celta y que supondría el 1-0: "Fue una jugada en la que es yo me tapo la cara. Los árbitros pitan a algunos y a otros no. Esa jugada ha costado mucho".

El medio sevillista destacó las principales claves por las que su equipo no encontró su mejor versión en Balaídos: "En el centro del campo sufrimos muchas pérdidas fáciles y debemos mejorarlo, tener más paciencia y así crear más ocasiones. Fue un poco raro. A veces nos costaba tocar el balón, y eso fue fundamental en el partido. Las pérdidas en el centro del campo salen caras y por eso también perdimos el encuentro".

El holandés no dudó en mostrar su optimismo: "Tenemos que seguir, hay mucha Liga por delante; hay que mejorar y ganar al Mallorca. Estábamos en el buen camino, cuando jugamos con intensidad logramos encontrar buenos resultados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios