fórmula 1 campeonato del mundo 2018

Entre la hegemonía o el cambio

  • Hamilton y Vettel, favoritos con Mercedes y Ferrari, buscan igualar los cinco títulos de Fangio

Lewis Hamilton y Sebastian Vettel bromean durante la conferencia de prensa en Melbourne. Lewis Hamilton y Sebastian Vettel bromean durante la conferencia de prensa en Melbourne.

Lewis Hamilton y Sebastian Vettel bromean durante la conferencia de prensa en Melbourne. / diego azubel / efe

¿será por fin el turno de Sebastian Vettel? Después de tres largos años en Ferrari, el alemán espera romper la hegemonía de Lewis Hamilton y los Mercedes para darle el título mundial a la escudería italiana. "Tengo que entender aún mejor el monoplaza. Todavía hay que resolver un rompecabezas", remarcó el germano antes del inicio de las actividades del Gran Premio de Australia, que levanta el telón de la Fórmula 1 este domingo.

Vettel se mostró escéptico sobre el poderío de su Ferrari tras los ensayos de pretemporada en Montmeló, pero el impulso que trae de la temporada anterior, cuando puso en aprietos a Hamilton durante buena parte del año, le da confianza para una batalla que se extenderá durante 245 días. Lo cierto es que el guión apunta a un duelo de gigantes, con un premio adicional: sea Hamilton o sea Vettel el campeón, uno de los dos igualará a la leyenda argentina Juan Manuel Fangio con cinco títulos. Es el objetivo adicional por el que pelearán el teutón, campeón de 2010 a 2013, y el británico, que se alzó con los títulos en 2008, 2014, 2015 y 2017.

"No es ningún secreto que Mercedes es el favorito", sintetizó, sin embargo, Vettel. "Se ven fuertes siempre", destacó el protagonista, que no quiere crearse falsas expectativas como el año pasado cuando un inicio de temporada alentador lo llevó a pensar en el título. Una serie de errores propios y defectos técnicos le impidieron llegar con posibilidades al final de la temporada.

El tiempo corre en contra de Vettel. La paciencia en el equipo italiano ya no es la misma, porque a pesar de los avances siguen sintiéndose inferiores a las Flechas de Plata. Así lo hizo notar el jefe de Ferrari, Sergio Marchionne, que dejó claro que no habrá términos medios en su última temporada al frente de la escudería: será título o fracaso. "Vi que los ingenieros de diseño estaban demasiado relajados. Sólo puedo concluir que o tenemos una basura de coche o una verdadera bestia", remarcó.

En el otro lado todo es confianza. Desde que volvieron los motores turbo en 2014 Mercedes mantiene una hegemonía difícil de igualar: 63 victorias en 79 carreras. Ni siquiera los cambios del reglamento de 2017, con chasis más amplios y coches más rápidos en curva, pudieron sacarlo de foco.

Durante las pruebas en Barcelona los Mercedes dieron más de 1.000 vueltas, mucho más que sus rivales. ¿Garantía de algo? Obvio que no, pero Hamilton desborda confianza. "Tengo la sensación de que siente que los siete títulos de Michael Schumacher están a su alcance", aseguró el director deportivo de Mercedes, Toto Wolff, sobre su piloto estrella. Para Hamilton, ese objetivo está demasiado lejos, pero la posibilidad igualar a Fangio la encuentra "genial".

Y mientras los focos se los lleva la confianza de Mercedes y la esperanza de Ferrari, Red Bull aspira a ser el tercero en discordia, con el joven Max Verstappen ya más maduro y aplacado y el siempre fiable Daniel Ricciardo. La llegada del ingeniero Adrian Newey al equipo de diseño provocó nuevos bríos al equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios