El hombre que tiene Turquía a sus pies

Pasional, volcánico, un loco del fútbol, orgulloso, familiar. No hay duda de que Fatih Terim posee los rasgos típicos de la personalidad turca, pero él no es un turco más, es el Emperador, el hombre que puso la semilla de lo que es hoy la selección otomana.

"Es un amante del fútbol, no conozco a otra persona que vea tantos partidos como él", indicó ayer Sahin. Dicen los que le conocen bien que el técnico de 62 años tiene una confianza que desborda, que arrastra a todos los que tiene alrededor a creer en un objetivo, por muy difícil que éste sea. "Todos sus jugadores creen en él y cuando dice algo todos confían", aseguran desde su entorno.

Nacido en la ciudad de Adana en 1953, la vida de Terim siempre transcurrió al lado de una pelota. Como futbolista jugó en el equipo de su ciudad y después en el Galatasaray, uno de los clubes más famosos de Turquía. Sin embargo, pocos se acuerdan ya del Terim futbolista. Su carrera como entrenador, en la que revolucionó la selección en la década de 1990 y después llevó al Galatasaray a una histórica Copa de la UEFA en el año 2000 (el primer título europeo para un club turco), catapultó su nombre y lo convirtió en un héroe nacional. Él, sin embargo, no quiere calificarse a sí mismo como tal: "Soy una persona normal. Los que son héroes son mis jugadores".

Aunque no es una habitual en las fases finales de Mundiales y Eurocopas, Turquía es una selección muy respetada por su carácter. Nada era así cuando Terim agarró los mandos en 1993 después de tres años dirigiendo al equipo Sub 21. En 1996 consiguió un hito al clasificar a Turquía a su segundo gran torneo tras el Mundial de 1954, la Eurocopa de Inglaterra. El balance en aquel Europeo fue de tres derrotas y ningún gol a favor, pero la semilla estaba plantada. Hoy ya nadie ve a Turquía como una selección endeble. Después triunfó con el Galatasaray, lo que le permitió dar el salto a Italia. Fracasó en la Fiorentina y el Milan y regresó al club turco, que parece tener siempre las puertas abiertas para Terim.

En 2005 volvió a la selección y la llevó al cuarto lugar en la Eurocopa 2008, el mejor resultado de Turquía después del tercer puesto del Mundial 2002. Tras no poder clasificarla para el Mundial 2010, Terim renunció y volvió al Galatasaray, al que dirigió entre 2011 y 2013 para ganar dos Ligas. La última después de que el técnico fuera sancionado nueve partidos por atacar a un árbitro. "Seremos campeones aunque tenga que dirigir desde la Luna", desafío. Y ganó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios