balonmano europeo de croacia

La hora de la verdad

  • Los 'Hispanos', a refrendar su mejora ante Eslovenia para dar un paso decisivo hacia las semifinales

El serbio Nemanja Zelenovic intenta ejecutar un lanzamiento a portería ante la presión del francés Adrien Dipanda. El serbio Nemanja Zelenovic intenta ejecutar un lanzamiento a portería ante la presión del francés Adrien Dipanda.

El serbio Nemanja Zelenovic intenta ejecutar un lanzamiento a portería ante la presión del francés Adrien Dipanda. / antonio abat / efe

La selección española busca frente a Eslovenia (18:15) dar un nuevo paso hacia las semifinales del Europeo de Croacia, en un encuentro que en el que deberá refrendar la buenas sensaciones defensivas que dejó ante Macedonia.

Esa mejoría se cimentó con el regreso, tras numerosas probaturas durante la primera fase del torneo, al eje central de la zaga de la pareja formada por Viran Morros y Gedeón Guardiola. Pero esa combinación, como dejó entrever el seleccionador Jordi Ribera, podría no repetirse ante las veloces transiciones del conjunto esloveno, lo que complicaría notablemente los dos cambios ataque-defensa a los que obliga la presencia de Morros y Guardiola en la defensa.

"El partido con Macedonia nos fue muy propicio porque su ritmo de juego nos permitió realizar, incluso, hasta tres cambios ataque-defensa, pero no todos los partidos son iguales y Eslovenia va a correr para dificultar esos cambios, por lo que nos tendremos que adaptar para mantener el nivel defensivo", explicó el entrenador.

Por ello, uno de las principales objetivos de los Hispanos será aplacar el frenético ritmo que impone a su ataque el combinado balcánico, tanto con sus veloces transiciones como en ataque estático, en el que se mueven al ritmo que marca el eléctrico Miha Zarabec. Pero la presencia de Zarabec, un jugador de apenas 1,77 metros, no será el único problema que se encontrará España, que no podrá olvidarse con los peligrosísimos extremos rivales como Blaz Janc.

Todo ello pondrá a prueba la solidez defensiva del combinado nacional que, como demostró ante Macedonia, cuando actúa con la máxima intensidad y velocidad de piernas se convierte en un muro prácticamente infranqueable. En especial si el guardameta Gonzalo Pérez de Vargas mantiene la misma eficacia que mostró ante los macedonios, en un encuentro en el que el cancerbero español firmó un espectacular 62% de paradas en el primer tiempo.

Para vencer a Eslovenia, a la que sólo le vale el triunfo si quiere conservar alguna mínima posibilidad de acceder a las semifinales, España también debe superar las múltiples alternativas que proponen los de Veselin Vujovic atrás. Hacer llegar el balón a los extremos y pivotes, en los que tanto el recuperado Julen Aginagalde como, sobre todo, Adriá Figueras se han convertido en la principal referencia ofensiva del equipo, es vital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios