La impotencia como castigo

  • El Betis nunca dio la sensación de ser superior al Córdoba · La entrada de Pozuelo no supuso un revulsivo en un flojo ataque y en defensa se evidenció la falta de nivel.

Comentarios 1

Partido típico de Copa el que el Betis disputó anoche ante el Córdoba en el Nuevo Arcángel. Pepe Mel sacó a relucir el manual de las eliminatorias en el torneo del KO y pese a que, en principio, la alineación inicial disipaba ciertas dudas -y eso que ocho fichajes saltaron al terreno de juego desde el comienzo- no cuajó el cuadro verdiblanco un mal partido, en líneas generales, aunque en el plano individual todo fue distinto.

Fue un encuentro feo, sin un dominador claro, pero al final al aficionado bético le quedó la sensación de que el conjunto cordobés puso un poco más en el campo para viajar a Sevilla, el próximo miércoles, con un resultado favorable. La igualdad fue tal que, por momentos, no se sabía cuál era el equipo de Primera y cuál el de Segunda, pero el premio, por ahínco, se lo llevó el Córdoba.

Defensa

La zaga del equipo heliopolitano en el choque en tierras cordobesas no era para nada fiable, como se demostró a los 15 segundos en un fallo de Ustaritz que dejó solo a Charles ante Fabricio, que se lució. Además, tanto el central vasco como Amaya y Tosic vieron cartulina amarilla pronto y eso los condicionó bastante. De hecho, el lateral serbio se jugó la expulsión en más de una ocasión.

Sufrió el Betis con la zaga adelantada. Sobre todo, por la buena visión de juego de Javi Hervás. El medio centro zurdo del conjunto cordobés buscó, una y otra vez, las subidas por las bandas de los laterales y la movilidad arriba de Quero, Charles y Patiño para crear peligro.

En la segunda mitad, el Betis adelantó las líneas y parecía que iba a sufrir menos. Chica lo intentó en ataque sin éxito, pero Tosic demostró por qué no tiene sitio en este Betis. Ustaritz y Amaya pasaron desapercibidos hasta que en el gol fallaron los dos y la pregunta es clara: ¿Tienen nivel de Primera o son jugadores de Segunda? O llegan centrales en el mercado de invierno o el camino del Betis volverá a oscurecerse pronto.

Ataque

Jorge Molina y Roque Santa Cruz aportaron muy poco. Cierto es que no les faltó voluntad y trabajo, pero los delanteros de Primera División tienen que ofrecer algo más. Es decir, el gol. En este Betis parece que sólo Rubén Castro tiene dinamita, pues al paraguayo se lo sigue esperando y al de Alcoy parece que le falta chispa.

Además, al 4-4-2 de anoche le faltó un enganche, al igual que ocurriera ante el Valencia. Juanma lo intentó varias veces, pero ni él ni Pozuelo, que entró en la segunda parte, supieron hacer bien esa función. El más acertado, cuando pudo, fue Cañas, al que no le faltaron ganas por competir. Jefferson apenas aportó arriba y eso también lo notó un Betis que se complicó la vida en la Copa. 

Virtudes

El equipo de Mel no perdió el estilo ni la idea de juego, pero cuando no hay más cera que la que arde...

Talón de Aquiles

La debilidad defensiva y la falta de ocasiones de gol. Un problema que el Betis viene lastrando desde hace ya bastante tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios