sevilla f.c.

El infierno somos nosotros

  • Del Nido pide a la afición que convierta Nervión en "una caldera" · El presidente apela a la presión ante el Fenerbahçe

Comentarios 10

Generalmente, José María del Nido no necesita ayuda de las estrategias de márketing para encender los ánimos de la afición en las grandes citas, pero teniendo en cuenta la importancia de lo que está en juego mañana en el Ramón Sánchez-Pizjuán el presidente no dudó en fotografiarse con un llamativo panel con el que el consejo de administración busca que el Fenerbahçe no salga vivo de Nervión y la bola que entre en el próximo sorteo de la Liga de Campeones, cuartos de final ya, sea la del Sevilla.

Habiendo vivido la presión del Sükrü Saracoglu en el partido de ida, el Sevilla ha querido ensalzar que el sevillismo siempre se ha caracterizado por apretar a sus contrarios hasta intimidarlo en un recinto que también tiene una acústica especial. Así, tras el infierno turco, le llega el turno al infierno nervionense, lo que debe ser suficiente para que el equipo esté motivado y deje notar su mayor calidad frente al cuadro de Zico. O, visto de otra forma, darle la vuelta a aquello de "el infierno son los otros" de Jean-Paul Sartre. "Como si de un llamamiento a filas se tratara, hay que decirle a la afición que vamos a disfrutar de uno de los acontecimientos más importantes de nuestra centenaria historia. Tenemos que estar lo suficientemente activos y motivados para que el Pizjuán sea un auténtico infierno deportivo y llevemos en volandas al equipo hacia la victoria", comentó Del Nido con su euforia natural en las vísperas de un acontecimiento así.

"Si bien es cierto que el estadio del Fenerbhaçe es un infierno, la afición turca fue extremadamente cortés con la sevillista y eso quiere decir que tenemos la obligación de respetarla. Eso no quita que convirtamos nuestro estadio en una auténtica caldera y nunca nadie pueda decir que la afición no estuvo a la altura ni puso de su parte lo necesario para que el Sevilla lograra el pase", añadió el máximo dirigente sevillista, que aseguró que el estadio rozará el lleno pese a recordar que aún quedaban ayer unas 7.000 entradas disponibles en taquilla.

Del Nido pidió, además, tranquilidad a la afición. Es cierto que el club prepara una fiesta que debe ayudar a que los ánimos no decaigan en ningún momento, pero sabe que los nervios en estos casos suelen ser un enemigo nada deseable. "Que tengan la paciencia necesaria para saber que el partido dura noventa minutos. No podemos conseguir la victoria en el minuto 1 ni entender que la tenemos en el bolsillo en el 15. Que tengamos paciencia, que sepamos aguantar los tiempos y que recordemos que son muchos los resultados que nos valen para llegar a cuartos de final, ahí es nada, de la Liga de Campeones", continuó.

El presidente quiso hacer un juego de palabras con el nombre romano de Sevilla y el de la ciudad en la que reside el Fenerbahçe. "Espero que los aficionados rivales se lleven un bonito recuerdo de Sevilla por su belleza singular. La historia dice que de la que ellos vienen los griegos la llamaban Bizancio, los romanos, Constantinopla y los turcos, Estambul. Yo espero que a partir del martes los sevillistas la llamemos Hispalisnopla".

Y tan eufórico estaba Del Nido que pasaba por alto la última derrota del equipo de Manolo Jiménez ante el Deportivo en Riazor, donde no dio una buena imagen debido a los cambios en el once, encaminados -eso sí- a tener listo para mañana todo el arsenal posible. "Es tan importante lo que nos jugamos el martes que el mal sabor de boca que nos dejó el resultado, que no el equipo porque en la primera media hora hizo un fútbol magnífico, no debe descentrarnos para que nosotros pensemos ya sólo en el martes y no en lo ocurrido en la noche de ayer", explicó para matizar luego que nunca aseguró que el Sevilla dormiría ayer en puestos de Champions. "Yo no dije eso. Yo dije que si ganábamos dormíamos en Champions", recordó enfatizando el condicional.

El letrado sevillano está convencido de que su equipo no acusará el golpe de Riazor. "La plantilla desde que acabó el partido de La Coruña ya sabe qué es lo importante y en qué hay que poner los cinco sentidos. Que no le quepa la menor duda a nadie que la plantilla está hipermotivada en todos los sentidos y consciente de lo que nos jugamos y deseosa de que lleguen las 20.45 del martes", subrayó para recordar que el Sevilla sigue vivo en la pelea que se mantiene en cabeza. "El equipo está ahí en la Liga y va a seguir peleando por el que es el objetivo único de la entidad, que en unos momentos puede estar más cercano y en otros más lejano. El objetivo es Liga de Campeones y en otra cosa que no sea eso no pensamos. Es evidente que el Atlético está más tranquilo ahora que está a cinco puntos de distancia que cuando estaba a dos, pero todavía tienen que enfrentarse Villarreal y Atlético, todavía tienen que venir el Atlético y el Villarreal a Sevilla… con lo cual queda mucho por decidir", puntualizó.

Del Nido terminó pidiendo a la afición que acompañe al equipo desde el hotel Los Lebreros al estadio, "como en los grandes acontecimientos", desde las siete de la tarde. "Vuelvo a repetir; que nadie piense que va a ser un paseo militar, que todo el mundo piense que vamos a sufrir, que vamos a padecer y que vamos a tener un gran rival enfrente que ha llegado por méritos propios a disputar los octavos de final de la Liga de Campeones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios