Más intenso, más ganador

  • El Real Madrid corrige errores pasados creciendo en despliegue físico y táctico para tumbar a sus rivales · Su asignatura pendiente es batir a su único adversario real

El renovado Real Madrid de José Mourinho encara la nueva temporada con el reto de mejorar sus números si quiere luchar contra el potencial del Barcelona de Guardiola. En la Liga de dos, el equipo blanco se convertirá en elogiado o criticado, sin términos medios. Los fichajes de Florentino no alcanzaron cotas exitosas este año y sólo la mejora grupal en las manos del portugués se está convirtiendo en un hilo de optimismo justificado tras un arranque de campeonato sólo manchado por la derrota en el clásico.

El potencial del Madrid mejoró en intensidad y efectividad. Los segundos hombres aumentaron de nivel y la plantilla se encuentra preparada para buscar todos los títulos a menos que el Barcelona o algún invitado lo impidan.

sin balón

Mourinho no ha dejado de valorar al máximo la búsqueda de presión constante e intensidad. Esta temporada, ganó enteros con más empuje y con la opción de Coentrao para realizar tareas de presión por todas las zonas.

Khedira y Lassana Diarra siguen compartiendo, juntos o por separado, minutos en la zona media junto a Xabi Alonso, una pieza fija para el técnico. Atrás, los problemas siguen siendo los mismos, aunque la lesión de Ricardo Carvalho, lejos de convertirse en problema, abrió el paso para que Sergio Ramos demostrara a todos que sus condiciones se acomodan más y mejor al centro de la defensa. De esta forma, Albiol o Varane sólo juegan minutos sin valor, al tiempo que Arbeloa tiene menos afianzado su sitio por la competencia del propio Lassana Diarra, convertido en comodín. El fichaje de Altintop, hasta el momento, queda relegado a pruebas sin resultados definidos.

con balón

La presión de los atacantes ayuda a recuperar con facilidad el balón, excepto si es el Barcelona el adversario. Cristiano Ronaldo y Di María suelen hacer de escuderos de un único delantero, mientras que junto a los medios se sitúa Özil o Kaká, ambos un punto por debajo de lo que se espera de ellos. El brasileño arrancó con fuerza la temporada antes de que las lesiones frenaran su progresión, mientras el alemán sigue sin aparecer en los choques ante rivales más complicados.

Benzema e Higuaín siguen su particular guerra goleadora por la titularidad, aunque este año el francés ha encontrado al fin esa regularidad que tanto le demandaba el propio Mourinho. La historia de Cristiano Ronaldo no varía: mantiene sus números de récords y pasa desapercibido en el choque estrella ante el Barcelona.

La mejora en ataque también ha llegado con invitados inesperados. Callejón aprovecha sus oportunidades con goles y atrevimiento, mientras que Sahin debe ir tomando protagonismo en la construcción si Mourinho quiere liberar de tantas responsabilidades a Xabi Alonso. Las subidas de Marcelo hacen daño a cualquier rival, al igual que la presencia inhabitual de un Coentrao sin un sitio definido en los variables esquemas del técnico.

lo mejor

El Real Madrid ha conseguido elevar al máximo su intensidad en cualquier encuentro y ante cualquier enemigo, logrando una velocidad de juego y una fuerza presencial muy difícil de contrarrestar.

lo peor

Las complicaciones del Madrid llegan con las defensas cerradas que impiden que los contragolpes se conviertan en mortíferos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios