Ni los jugadores sabían que se estrechaba San Mamés

  • Caparrós intentó recortar el ancho de su campo, pero Teixeira Vitienes ordenó repintarlo

No es el primer entrenador que intenta estrechar su propio terreno de juego con tal de dificultar el ataque de su rival, al que se le presupone un notable potencial por las bandas, aunque quizá sí haya sido el primero que toma tal decisión sin el conocimiento previo de sus futbolistas. Ayer se supo que los propios jugadores del Athletic de Bilbao se enteraron de que Caparrós iba a recortar unos tres metros el ancho del campo de San Mamés justo cuando llegaron al estadio, hora y media antes del comienzo de su partido de ida de los octavos de la Copa ante el Espanyol.

Sin embargo, la medida adoptada por el técnico utrerano fue abortada por el colegiado del encuentro, Teixeira Vitienes, quien obligó a repintar el césped con las medidas originarias del terreno de juego. Como recoge la última actualización del reglamento, éstas no pueden modificarse, sino que deben mantenerse las mismas -104 metros de largo por 68 de ancho en el caso del Athletic- a lo largo de una temporada.

"Ante una posible reclamación del Espanyol, no queríamos líos y lo hemos cambiado. Cuando vamos por ahí también nos dejan el césped alto o tienen el campo sin regar", se quejó Caparrós. El delantero Aduriz reconoció que, precisamente, fueron los jugadores del Athletic los que más se despistaron con la doble línea pintada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios