Baloncesto l Cajasol

"Nos jugamos 20 años de baloncesto en nuestra ciudad"

  • Con el lema 'Defiende Sevilla', el club pide apoyo a la afición ante el Granada

Comentarios 1

"Nos jugamos 20 años de baloncesto en Sevilla". Y tanto. Fue rotundo Juan Carlos Ollero, presidente del Cajasol, cuando requirió el apoyo de la ciudad para el domingo, en pos de echar una mano al equipo en "el partido más importante de la temporada". Un triunfo contra el Granada sería casi definitivo en el reto, que no era tal en verano, de la salvación. Bajo el lema Defiende Sevilla, se han preparado iniciativas para los dos últimos choques ligueros en casa: una camiseta con la leyenda, los abonados podrán llevar un acompañante y se ha creado un abono especial de dos partidos con un precio especial.

La concienciación es plena. En Sevilla y en el resto de las ciudades donde peligra la permanencia. "Es crucial que esté llena la cancha", afirmó Ollero. "Queremos el apoyo a la ciudad y a los medios de comunicación; puede ser un excelente momento para poder tantear unas nuevas relaciones de la afición con el equipo. Lo que les pido es que, en este partido, se olvide todo lo que lleva pasado y que anime al equipo sin fisuras. Y, si quieren, al minuto siguiente del partido, que hagan todas las críticas", recalcó.

Además, el rector del Cajasol solicita a la prensa "una moratoria respecto al balance de la temporada, ya habrá tiempo cuando estemos salvados de hacerlo". Acerca de volver a leerle la cartilla a la plantilla, como antes de ir a Murcia, Ollero comentó que "estas conversaciones no deben prodigarse. Lo hemos hecho una sola vez en el año, y espero que no sea necesario hacerlo más".

No escondió la autocrítica cuando se refirió a la confección del plantel: "A principio de temporada nadie hubiera dicho que era una plantilla para estar en esta situación. Todos los equipos tienen debilidades y éste también. No podemos decir que sea una plantilla equilibrada, sería un atrevimiento por mi parte. También estábamos asumiendo un riesgo que era demasiado grande y las debilidades han seguido manteniéndose. El equipo ha sido irregular, le ha faltado ánimo a veces y estamos donde estamos, ésa es la realidad".

Además de aparcar la renovación de Comas para cuando la permanencia esté confirmada, Ollero dio la razón a su técnico cuando dijo que sintió vergüenza por la derrota ante el Pamesa: "Como presidente soy más sensible aún y estoy de acuerdo con él". También aseguró no sentirse decepcionado porque el club está cubriendo etapas, "pero no es exigible que con una varita mágica coloquemos al equipo en la parte alta. Eso es imposible, una filfa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios