Cuando la juventud no es un revés

  • Ana Isabel Fernández de Ossó. Campeona del Mundo de pádel por parejas en Calgary (Canadá)

El pádel toma poco a poco un lugar más importante en el deporte nacional, tanto a nivel profesional como de ocio, en los jóvenes que deciden abrirse paso en la actividad ligada a la raqueta. El caso de Ana Isabel Fernández es peculiar, no sólo porque en lo que podría resultar su primer año se haya proclamado campeona del mundo por parejas, sino también porque sus 22 años la convierten en una firme promesa internacional de este deporte, convertido ya para ella en su pasión más codiciada.

Natural de Sevilla, esta joven comenzó desde pequeña a tomar contacto con el deporte: "Jugaba al tenis en Mairena, me gustaba mucho y me entrenaba muchas horas, pero al final los estudios hacen que debas elegir un camino u otro y tuve que abandonarlo".

De ahí nacería su interés por el pádel, que por cercanía al tenis fue sencillo en cuanto a su adaptación. Hoy, Ana Isabel estudia en Madrid Ciencias del Deporte, compartiendo su práctica deportiva con unos estudios que compatibiliza de cara a llegar al máximo nivel deportivo. "Comencé a jugar al pádel y me gustó, sólo lo hacía por hobby, pero terminé compitiendo y al final decidí irme a Madrid porque allí es donde se forman realmente los mejores jugadores y se puede participar en torneos de relevancia", explica la sevillana.

Su último gran éxito es ser campeona del mundo junto a su compañera, María Wakonigg, en la competición disputada durante el último agosto en Calgary (Canadá), resultando un increíble éxito pese a la sorpresa de muchos: "Fue inesperado, pero íbamos partido a partido y al final salió bien. Es casi mi primer año como profesional y me convertí en la más joven en ganar el título; para mí era increíble". Ana tampoco se olvida de los suyos en momentos de triunfo como aquél: "Fue un día inolvidable, porque además te acuerdas de la familia, los entrenadores, los preparadores y todos aquellos que no estaban allí pero me ayudaron a llegar al triunfo".

Su currículum no sólo se compone de este gran éxito, ya que Ana coronó su campaña 2008 con el título del Campeonato de Andalucía y el subcampeonato en el de España. Cuando se le pregunta por sus intenciones de cara al futuro más inmediato, ella lo tiene claro: "La idea es seguir compitiendo, terminar la carrera y mantenerme en el nivel profesional. Luego quizás me plantearía poder dirigir a algún club o gestionar". Su familia, además, nunca fue un impedimento para desplazarse a Madrid en busca de su sueño. "Me apoyaron todos, ellos están contentos conmigo". En referencia a la consideración del pádel profesional y las posibilidades que entraña su práctica desde el punto de vista económico, Ana Isabel no tiene dudas: "Ahora el pádel es más practicado, pero no se puede comparar con otros deportes; éste es más joven y poco a poco esperamos que se llegue a cobrar más y tome mayor relevancia". La sevillana no olvida a todos los responsables de que haya podido alcanzar el nivel que hoy posee: "Quiero darle las gracias a mis patrocinadores (Bull Pádel, Composan, e Infisport) por la confianza depositada en mí durante esta temporada. Y por supuesto a mi compañera María Wakonigg y a mis entrenadores, que son los que están día a día conmigo en la pista: Pedro Rubio, Iciar Eraña, Araceli Montero y Maite Gómez". Un agradecimiento que sin duda simboliza una gran trayectoria y que augura un futuro inmediato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios