Villarreal | betis · a ras de hierba

Una libreta de soluciones

  • Paco Chaparro ofreció un Betis presionante mientras los jugadores resistieron el ritmo · Con el desgaste llegó otro sistema con tres centrales

Comentarios 0

La libreta de Paco Chaparro estaba muy clara desde el pasado martes, cuando se hizo cargo del equipo y explicó a sus jugadores cuál sería su sistema de juego y sus claves para intentar revertir la situación del equipo verdiblanco. Y así apareció sobre el césped, con un trivote en el mediocampo y una gran movilidad en el trío ofensivo. Chaparro señaló a sus jugadores algunos conceptos básicos para mejorar el rendimiento y parece que los futbolistas lo asimilaron a la primera. Un triunfo agónico, pero demostrando que al Betis de Chaparro no se le podrá achacar falta de compromiso. Y eso no es poco.

Durante los primeros 20 minutos, el Betis ofreció las mejores sensaciones. La defensa adelantaba su línea 15 metros más que de costumbre, otra de las novedades impuesta por Chaparro, el trivote conectaba para mejorar la circulación del balón y las bandas intentaban sorprender con velocidad. Era el Betis de Chaparro, con el sello del trianero, pese a que apenas ha completado cinco entrenamientos con el equipo.

Los desaparecidos para Cúper Rivera y Capi permutaban las posiciones tanto a la hora de presionar como a la de elaborar, algo que aportó solidez y dinamismo. La otra gran sorpresa del once fue la colocación de Xisco como jugador más adelantado y el mallorquín respondió, con movilidad y velocidad para sorprender.

Chaparro, que arengó a los suyos desde el rondo de calentamiento, tenía claro los retoques que quería imponer en el equipo, algo que funcionó mientras el Betis fue capaz de tener el balón. El equipo de Pellegrini, que mueve la pelota de un lado a otro buscando la mejor opción, frenó el buen inicio bético con una variante táctica, pues tanto Cazorla como Matías Fernández se sumaban al mediocampo para crear superioridad. Pero sin el control de la pelota, el Betis de Chaparro sacó a relucir otras cualidades que hasta ahora no se habían vislumbrado durante la temporada. Solidaridad en las ayudas, mayor intensidad a la hora de presionar al jugador que poseía el balón y menos contemplaciones en defensa para sacar la pelota. Ante la avalancha amarilla, Chaparro reaccionó con otra variante táctica, al colocar una defensa con tres centrales.

Ahí apareció otra versión del Betis, con una mentalidad defensiva más acusada, pero con un orden y contundencia que no se había visto con Cúper. Por si fuera poco, Babic, ahora de carrilero, ofrecía su mejor versión, e incluso Rivera se parecía a aquel "chiquetito" que impresionó a Abramovich.

Chaparro lanzó un mensaje a sus jugadores el pasado martes, pidiendo la máxima implicación de todos los que quisieran sumarse a su proyecto y ayer al Betis demostró que se ha puesto el mono de trabajo. La falta de calidad se puede combatir con una actitud superlativa. Pero también con la libreta de Chaparro, ya sea con trivote o con tres centrales. Es el sello Chaparro.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios