Una llave para romper el candado de Mourinho

El doble enfrentamiento en Liga de Campeones y la final de la Copa ante el Madrid la pasada temporada dejaron preocupado a Josep Guardiola, que vio la necesidad de regenerar su ataque para hacer daño a un rival que cada vez lo maniataba mejor. En esos enfrentamientos, al equipo azulgrana le costó mucho hacer daño a la portería de Casillas. El técnico requería un jugador diferente. El señalado fue Alexis Sánchez, chileno de 22 años elegido mejor futbolista de la Serie A la pasada temporada por sus actuaciones con el Udinese.

Tras un largo proceso de scouting y conversaciones con el ex seleccionador chileno Marcelo Bielsa, buen amigo de Guardiola, cuatro virtudes del delantero convencieron al técnico: regate, ataque al espacio, explosividad física y carácter humilde.

Alexis era una variante ofensiva distinta para mezclar mejor con Messi, con más velocidad que Villa y más capacidad de desborde que Pedro. Por él, el Barça pagó 26 millones de euros más variables al Udinese, que se decantaba por la superior oferta del Manchester United, pero que al final cedió al deseo del Niño Maravilla. Con apenas unos días en el equipo tras disputar con Chile la Copa América, Guardiola hizo a Alexis titular en agosto en la ida de la Supercopa ante el Madrid. El sábado, otra vez fue elegido para estar de inicio en el Bernabéu, dejando a Villa y Pedro en el banquillo.

Esta vez marcó y fue clave en el juego del equipo. "Buscó entre los centrales siempre y es un hombre al que se le da muy bien buscar los espacios, sobre todo en las bandas. Fue de una gran ayuda para el equipo", destacó de él Guardiola.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios