Una máquina de ganar

  • Schuster ha mejorado la solidez de Capello y le ha dado protagonismo a hombres determinantes como Robinho y Guti · El regreso de la mejor versión de Raúl, clave

El mejor Real Madrid de los últimos años llega a Heliópolis. Quizá su fútbol no enamore, pero sus números lo están convirtiendo en un equipo de récord. El molde que ya empezó a fabricar Fabio Capello en la recta final de la Liga pasada ha sido perfeccionado por Bernd Schuster, que ha liberado a jugadores como Robinho, Guti o Raúl para que exhiban su mejor nivel, levantando nuevamente los debates sobre sus inclusiones en la selección.

El Madrid se ha mostrado especialmente intratable en el Santiago Bernabéu, donde sólo sabe ganar y, además, siempre con numerosísimas ocasiones de gol. Su última actuación ante el Valladolid fue una demostración de efectividad, con seis ocasiones de gol en el primer tiempo y cinco convertidas.

Van Nistelrooy aparece con el mismo oportunismo de la temporada pasada, Guti vuelve a ofrecer su mejor versión, Raúl ha recuperado el gol jugando más cerca del área y Robinho empieza a justificar a los que lo situaban como uno de los mejores jugadores del mundo. Si, encima, bajo palos se sitúa Casillas, que esta temporada vuelve a ser salvador, la fórmula de Schuster se convierte en prácticamente invencible.

sin balón

Al Madrid le gusta jugar al contragolpe, y así ha ofrecido sus mejores partidos de la temporada. Las goleadas en Villarreal y Valencia o el triunfo del Camp Nou partieron con un equipo bien armado en defensa, que no tiene inconveniente en esperar al rival en las cercanías de la portería de Casillas. La entrada de jugadores como Pepe o Heinze ha elevado el nivel defensivo del equipo, aunque las continuas lesiones de ambos, y también de Metzelder, han obligado excesivamente a su meta, el que más disparos recibe de la Liga.

con balón

Las posibilidades del conjunto madridista cuando se hace poseedor del balón son múltiples. Al lanzar su contragolpe demuestra toda la verticalidad de la que es capaz, con la fantasía de los pases de Guti, la electricidad de Robinho, o ahora Robben, y la definición de Van Nilstelrooy o Raúl, que han encontrado a numerosos socios de calidad.

Pero los de Schuster también son capaces de asumir el mando del partido, aunque no con la brillantez de su contragolpe. La entrada de Gago o del ahora lesionado Sneijder le hacen ganar en posesión de la pelota y ahí también brilla Guti, capaz de aguantar la pelota hasta elegir la mejor opción o de cambiar la orientación del juego con un solo toque. La capacidad de desborde de Robinho o las subidas de Sergio Ramos son otras de las soluciones de la libreta de Schuster.

lo mejor

Su tremenda pegada, al menos en esta temporada. Como visitante ha solventado numerosos partidos sin ser mucho mejor que su rival, pero la efectividad de su amplio abanico ofensivo le hace ser letal. Parece imposible dejarlo con su marcador a cero.

lo peor

Las continuas ocasiones que ofrece a los contrarios, aunque la presencia de Casillas minimice esos riesgos. A eso hay que unirle cierta apatía en algunos encuentros lejos del Bernabéu, donde parece que se va del partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios