La marcha deja de ser una mancha

  • El actual balance de 4-10 iguala o mejora los logrados en cinco temporadas de los últimos 20 años

El cambio de cara del Betis Energía Plus es una evidencia que salta a la vista. El equipo entrenado por Óscar Quintana no solamente gana partidos, algo impensable hasta hace no tantas fechas, sino que lo ha hecho en una cadena de cuatro consecutivos tras encajar una primera decena perdedora y, además, transmite vibraciones muy distintas sobre el parqué. Que el equipo sea al fin un verdadero equipo, que haya obrado el milagro, ha dejado una primera y agradable consecuencia: el Betis Energía Plus ha cedido el puesto de colista al San Pablo Burgos, al que el equipo verdiblanco se enfrentará en dos fines de semana. Y se encuentra a una victoria de los puestos que dan derecho a conservar la máxima categoría.

Los castigos que jornada a jornada depararon los primeros diez encuentros de la temporada 17-18 se han transformado, a partir de la undécima jornada, en una suave sesión de baño y masaje, vistos los resultados producidos en los cuatro choques precedentes. A base de defensa, de espíritu y de la confianza aportada por evitar las grandes palizas del inicio de la campaña, el equipo cajista ha revertido la situación y ya no debe avergonzarse por sus números de triunfos y derrotas. Es más, el actual balance del Betis Energía Plus (4-10) iguala o mejora los ofrecidos en cinco temporadas de las dos últimas décadas. De ser un bicho raro, casi una excepción estadística, el Betis ha pasado a ser un equipo corriente y moliente, de los del montón. Bendita condición.

La comparación con la trayectoria de la escuadra sevillana de los 20 años anteriores, la presente puede ya equipararse a las de la campaña 05-06 y 07-08. En ambas temporadas, en las que las riendas las llevaba el recordado Manel Comas, el entonces Caja San Fernando y Cajasol, respectivamente, sumaban los mismos guarismos (4-10) después de las primeras 14 jornadas. Aquellos equipos concluyeron la competición en la undécima (05-06) y la décima plaza (07-08).

El Betis de Óscar Quintana, además, supera en mucho a lo que el Cajasol de la 08-09 sumaba a estas alturas. El hoy laureado Pedro Martínez logró que del 2-12 de la decimocuarta jornada concluyera con un desahogado 10-22 del final. El equipo terminó en la decimocuarta posición.

También fueron peores los itinerarios del Cajasol de la 12-13 y del Baloncesto Sevilla de la 14-15, que en la jornada 14ª mostraban un balance de tres triunfos y 11 derrotas. Aíto García Reneses y Luis Casimiro, respectivamente, dejaron al equipo en el puesto 15º final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios