"El mejor partido de mi carrera"

  • Ferrer se felicita por su dechado de tenis y garra ante Del Potro · Nadal exculpa a su amigo: "Fue acierto mío".

Casi sin aliento pero con la felicidad que otorga el triunfo, David Ferrer, el gran protagonista de la primera jornada, reconoció la dureza de su encuentro ante Juan Martín del Potro, quien peleó hasta la última bola pero que acabó desfondado ante el poderío del tenista alicantino. "Ha sido el mejor partido de mi carrera, he perdido la noción del tiempo. Hemos jugado con un ritmo infernal. Yo lo siento por Juan Martín porque ha hecho un gran partido pero estoy muy emocionado por haber podido ganar", manifestó Ferrer, quien se refirió a su presencia en las otras dos finales: "En 2008 no estaba en las mejores condiciones pero el equipo pudo ganar. En 2009 ya gané mi partido y ahora no pienso en eso, sólo en que vamos 2-0 y que esto no se ha acabado. Hay que pensar sólo en el partido de dobles de mañana".

Antes del épico desenlace, Nadal cumplió con su parte arrollando a Juan Mónaco. El número uno español aprovechó su comparecencia para solicitar calma sobre su persona. "Hace una semana estaba acabado y ahora no soy humano... No hay que dramatizar, ni exagerar. He hecho un partido bueno, sólido. Me puse un poco nervioso al inicio del tercer set, porque en los dos primeros cometí cero errores tácticos. Me voy feliz, es una victoria que me da confianza y es un motivo de felicidad, porque las cosas van bien y era un rival complicado, el 26 del mundo y mejor en tierra que en otras superficies. He hecho un partido muy completo".

El mallorquín también quiso echarle un cable a su rival de ayer, amigo personal fuera de la cancha. "Lo siento por él porque somos amigos, hemos estado en el vestuario juntos y le he deseado lo mejor para los siguientes partidos. Fui a animarle y me dijo que la rompí y que jugué muy bien. Es una derrota que duele, no ha jugado mal para llevarse ese resultado, pero yo he fallado poco, y he ido a animarle, él sabe que he jugado especialmente bien, la pista estaba un pelín lenta y le faltaron tiros buenos para desbordarme. Ha sido más acierto mío que demérito suyo".

Juan Mónaco sufrió en sus carnes el tenis arrollador de su amigo y rival. El argentino intentaba explicar la diferencia que se dio finalmente en el primer partido. "El marcador es un poco abultado y para cómo se llevó el partido llama un poco la atención. Yo me sentía bien pero enfrente estaba Rafa Nadal. Especulamos antes del choque en que podía tener falta de ritmo. Pero lo conozco bien y yo sí esperaba que pudiera jugar de esta manera. Jugó muy, muy bien. Estoy muy triste porque a nadie le gusta perder de esta manera, pero soy consciente también de que enfrente tuve a uno de los mejores de la historia del tenis", explicó Mónaco. Su compatriota Juan Martín del Potro estaba aún más afectado, al haber acariciado la remontada ante Ferrer para después sufrir una derrota que deja a Argentina a expensas de un milagro: "Ha sido un partido durísimo, de casi cinco horas ante el segundo mejor jugador en esta superficie después de Nadal". El argentino aún tenía fe: "Si ganamos el dobles, el domingo estaré disponible para buscar el punto que haría falta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios