7,5 millones para... ¿invertir o equilibrar?

  • El Sevilla, por primera vez desde la temporada 92-93, prefiere hacer caja en el mercado invernal y deja la plantilla sin refuerzos · Las ventas de Hinkel y Makukula y las cesiones de Martí y, a última hora, de Jesuli al Tenerife recortan el gasto inicial

Comentarios 7

En el Sevilla han cambiado las tornas tanto que ha pasado en sólo seis meses de acometer el fichaje más caro de la historia del club -los 14 millones que cayeron en la bolsa del PSV Eindhoven por Arouna Kone- a hacer caja en el mercado de invierno y tratar de equilibrar la fuerte inversión estival. Desde la temporada 92-93, en la que Carlos Salvador Bilardo no tuvo ningún refuerzo en este periodo en una plantilla en la que figuraba Maradona, el Sevilla siempre había incorporado algún jugador aprovechando el plazo que la Liga de Fútbol Profesional (LFP) cerró ayer en la medianoche.

En la lista de inscritos por el equipo nervionense no hubo movimiento alguno de última hora y sólo la salida de Jesuli como cedido al Tenerife alteró una tarde que transcurrió tranquila en la dirección deportiva que dirige Monchi, cuyas principales operaciones, todas ellas de salida, ya se habían realizado. La marcha de Jesuli viene a ser la solución a un futbolista que estaba sin ficha y al que aún le resta una temporada y media de contrato, pero no deja de ser una anécdota en un cierre de mercado verdaderamente pobre y sin precedentes en la entidad sevillista, precisamente cuando mejor momento financiero y deportivo vive y cuando además la marcha irregular del primer equipo hacía prever que podía necesitar algún refuerzo que poner a las órdenes de Manolo Jiménez.

Pero la estrategia ha sido claramente retraerse a la inversión y andar justamente el camino contrario, pues el Sevilla no sólo no ha gastado un solo euro este mes sino que ha hecho caja con ventas que han dejado en las arcas de la sociedad una cifra que ha sobrepasado los siete millones de euros. En este sentido, el traspaso de Makukula al Benfica dos días antes del cierre del plazo ha sido la venta estrella, con 3,5 millones de euros recuperados varias temporadas después de que el club, aún con Caparrós en el banquillo, acometiera su fichaje procedente del Valladolid. A esta cantidad hay que sumar la venta del lateral derecho alemán Andreas Hinkel al Celtic escocés, operación que se cerró en unos 2,8 millones y que también fue catalogada por todos de muy positiva teniendo en cuenta que el ex jugador del Stuttgart apenas aportó la mitad de lo que se esperaba de su contratación.

Estos dos futbolistas han supuestos las desvinculaciones definitivas de la nómina sevillista, pero a ellas hay que sumar la salida de dos hombres en calidad de cedidos que emprenden aventura en la Segunda División. Martí ahorró al club aproximadamente un millón de euros entre los 300.000 que la Real Sociedad abonó por su cesión hasta final de temporada y parte de la ficha que dejaba de pagarle. Algo parecido ocurre con Jesuli, aunque en menor medida, ya que el Sevilla corre con buena parte de su sueldo. El de Torreblanca, que precisamente anduvo en Anoeta el camino que ahora emprende Martí, estaba sin ficha después de que también pasara por el quirófano este verano para corregirse un problema de pubis.

Todo este volumen de dinero recuperado, aproximadamente unos 7,5 millones de euros que podrían haberse incrementado si Kerzhakov hubiera tenido una oferta en firme, sirve al Sevilla para planificar con tiempo la inversión deportiva a realizar de cara a la próxima temporada mientras de momento equilibra un tanto la apuesta del pasado verano. Cuadrar el presupuesto es algo que también es necesario en una sociedad anónima deportiva, sobre todo después de que no está ni mucho menos asegurado que el Sevilla esté la próxima temporada en la Liga de Campeones.

Monchi ha tenido claro que el equipo no iba a reforzarse con un jugador que no mejorase lo que Jiménez tiene entre manos y el mercado ofrece pocas gangas. Según ha podido saber este diario, el único por el que de verdad hubo intentos fue el defensa zurdo brasileño Kleber, pero su alto precio enfrió el tema.

En el mercado de invierno, Monchi trajo la temporada pasada al argentino Fazio -del mismo perfil que este año el finlandés Pukki- y al ruso Kerzhakov.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios