Sevilla | osasuna · informe técnico

El motor no suena redondo

  • Capel primero y Chevantón después, recursos menos glamurosos de un ataque que sin Kanoute no tiene referencia · La banda de Daniel sigue pasando factura

Comentarios 1

La verdad es que el carburador necesita una limpieza, aunque el atasco puede tener mucho que ver con la ausencia de una pieza que ensambla a las demás y que atiende por el nombre de Frederic Kanoute. En un equipo demasiado acostumbrado a que el pecho del malí sea la referencia, cualquier duda se puede acabar merendando la mejor de las intenciones. El motor del Sevilla circula a tirones y a veces uno de estos arreones -últimamente casi siempre de Chevantón- sirve para llegar al destino esperado, como ayer. Pero quedan muchas cosas que mejorar mientras la Copa de África termina para Malí.

Defensa

El sistema defensivo flaquea en demasiados sitios. Cuando las cosas iban rodadas, sólo y de vez en cuando, era la banda de Daniel. Ahora Mosquera no está con confianza, Escudé se contagia de esa intranquilidad y Poulsen da la sensación de ir a por los balones algo cansado. Renato jamás fue una ayuda y sólo Dragutinovic se multiplicaba tratando de tapar agujeros.

Además, la psicosis en la estrategia defensiva perdura. Se comprobó en la primera mitad, como en la segunda que la banda de Daniel es una vía demasiado accesible para los rivales. El gol de Sola, con Poulsen y Mosquera defendiendo en su zona, fue una de las pruebas. La otra fue un balón al larguero que pudo ser el 1-2.

Ataque

El motor no está redondo y hay muchas razones. Kanoute no está y no se puede hacer nada, pero hay futbolistas que estando presentes, sencillamente no están. Luis Fabiano lleva varios partidos ofreciéndose poco, desde su fiebre en el Camp Nou, y con esa ausencia ya son dos en ataque. Menos mal que el Sevilla tuvo a Capel en la primera parte y a Chevantón en la segunda. El almeriense cuando no estaba saltando por encima de rivales estaba en el suelo. Desequilibró y provocó muchas tarjetas, ayudando a que tras el descanso el equipo de Ziganda defendiera con menos convicción. Fue entonces cuando Chevantón hizo su aparición. Su ir y venir y su golpeo de balón hicieron saltar el cerrojo osasunista. Justo a tiempo.

Virtudes

Aunque parezca que no, aún tiene recursos este equipo. Lo que pasa es que son menos glamurosos, pero no está la cosa para exigir...

Talón de aquiles

Problemas defensivos graves.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios