La muerte de O'Donnell sacude al fútbol y a Escocia

  • El mundo del fútbol se estremece con la muerte del capitán del Motherwell, similar a la del sevillista Puerta el pasado agosto.

La trágica muerte de Phil O'Donnell ha sumido en un estado de "shock" al fútbol escocés, que sigue buscando explicaciones. "Es absolutamente horrible. Phil era no sólo un maravilloso futbolista, sino una persona grandiosa", dijo el máximo responsable de la federación escocesa, Gordon Smith. 

El capitán del Motherwell, de la Premier League escocesa, cayó fulminado en el minuto 78 del partido ante el Dundee United y murió poco después en una ambulancia. 

"Phil fue un gran preofesional, y siempre dio todo cuando jugaba", recordó su entrenador, Mark McGhee. 

O'Donnell, de 35 años, estaba a punto de ser reemplazado cuando se produjo el hecho. Fue atendido durante varios minutos en el mismo campo de juego. Según informó oficialmente el club, O'Donnell murió a las 17.18 (hora local) en su camino al Hospital General Wishaw. 

"Los departamentos médicos de los dos clubes creen que sufrió un ataque al corazón", agregó el Motherwell. "Pese a los intentos por reanimarlo, O'Donnell no recuperó el conocimiento". 

"No sabemos lo que fue. Habrá un autopsia", dijo Bill Dickie, presidente del club. "Es una tragedia, eso es todo lo que puedo decir", dijo David Clarkson, sobrino de O'Donnell que anotó dos goles en el triunfo de 5-3 sobre el Dundee. 

"Todos nuestros pensamientos están ahora con su esposa Eileen y sus cuatro hijos", dijo John Boyle, dueño del club. 

Sus compañeros llamaban "tío Phil" a O'Donnell, cuya muerte conmocionó a la pequeña localidad escocesa de Motherwell. En la misma noche de la tragedia comenzaron a acumularse en las puertas del estadio de Fir Park bufandas, banderas del club, flores y fotos de O'Donnell junto a velas encendidas. 

"Ido, pero nunca olvidado", escribieron los aficionados en una camiseta. El partido que el equipo debía jugar el miércoles ante el Hibernian fue aplazado sin fecha, al igual que el del fin de semana ante el Celtic Glasgow. 

O'Donnell había comenzado su carrera en el Motherwell, con el que en 1991 ganó la Copa de Escocia. En 1994 fue transferido por 1,75 millones de libras al Celtic de Glasgow, con el que ganó en 1995 otra vez la Copa y en 1998 la Liga escocesa. 

Entre 1999 y 2003 jugó en la Premier League inglesa en el Sheffield Wednesday, antes de regresar a su primer club. Convirtió 23 goles en 189 partidos, y jugó un partido con la selección escocesa, en 1994 bajo la dirección de Craig Brown. 

La muerte de O'Donnell cierra un 2007 en el que el fútbol vivió tragedias similares, la más destacada la del español Antonio Puerta, jugador del Sevilla, que se desplomó durante un partido ante el Getafe y murió el 28 de agosto, tres días después, en el hospital. 

Los casos recuerdan al del húngaro Miklos Feher, del Benfica de Lisboa, que murió en enero de 2004, y al del camerunés Marc-Vivien Foe, que cayó fulminado en junio de 2003 durante las semifinales de la Copa Confederaciones ante Francia en Lyon.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios