TURF l Temporada de invierno en el Gran Hipódromo de Andalucía Javier Piñar Hafner

El murmullo se hizo grito

  • 'National Kid', con un impresionante remate final, se impuso en el kilómetro

Comentarios 0

A Mr Rigsby le quedaban un par de hectómetros para conseguir la victoria que se le había resistido desde que llegara este verano a la península procedente de Canarias, donde no halló rival. Era el favorito para el kilómetro casi rectilíneo del Gran Premio Cajasol y parecía que los pronósticos se iban a cumplir sin sobresaltos.

En la salida, el tordo de Orsaflor había aprovechado que partía por el primer cajón para colocarse desde el inicio en cabeza del pelotón de doce unidades. A mitad de recta, los locales Apache Scout e Interlagos, que habían galopado tras el conductor, ya estaban batidos, sin posibilidad alguna de remontada, mientras que National Kid concedía, al menos, siete cuerpos sobre el conductor. Demasiado margen en tan poco espacio. O no.

Cuando nadie lo esperaba, y con un rush final memorable, la chaquetilla celeste y rosa de la cuadra Restaurante Los Pescadores, la que portaba el joven canario Iván López -ayer volvió a montar en España después de estar haciéndolo durante un tiempo en los países escandinavos-, emergió desde el fondo del grupo para avanzar de forma imparable en busca del poste final. A José Luis Martínez ya se le había venido abajo Mr Rigsby, que ni a base de fustazos pudo dar un último tirón, mientras que, tranco a tranco, el braceo de Iván López conducía a National Kid a un precioso triunfo. El murmullo de la grada en su arrancada se tornó en un admirado griterío en cuanto este clásico de los hipódromos andaluces rebasó a su oponente poco antes de atravesar la meta. Fue el momento de la jornada, esos escasos segundos que justifican una mañana entera en un hipódromo.

Antes del portentoso remate de National Kid, había agradado Hunan Green por cómo se impuso en el Premio Caja Sur, que enfrentó sobre una milla a trece potros de dos años no ganadores. El de Fasfas corroboró los interesantes números que presentaba con una formidable recta final en la que, sin ser excesivamente solicitado por Matías Borrego, demostró ser muy superior al resto.

En la primera carrera, British Steel, llevado por su propietario, Nacho Escario, venció en los 1.600 con amazonas y gentlemen, carrera en la que gustó Alhaprince. Countersign arrebató un triunfo que parecía reservado a Vegia en la primera manga del hándicap, mientras que Sunti no falló en la segunda parte pese a la amenaza de Castrogonzalo.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios