El nuevo rol de Kanoute

  • El francés, con 20 minutos de lujo, demostró que acepta ser un revulsivo que remate los partidos · El nuevo sistema dosifica su concurso y cambia minutos de trabajo por minutos de calidad.

Comentarios 2

Algún día tendría que llegar en que Kanoute dejara de ser la principal referencia del Sevilla. Él ya lo intuyó este verano y anunció que debía definir su futuro ante su último año de contrato. "No quiero ser un líder en el vestuario", dijo para justificar su reivindicación. Pero él mismo también sabe que, a sus 34 años y con su físico, su protagonismo tenía que ir decayendo. Sin embargo, Kanoute aún puede aportar muchísimas cosas en la que, a buen seguro, será su última temporada en el Sevilla. La prueba de ello fueron los 20 minutos de lujo que ofreció a los sevillistas ante el Getafe. Todos salieron con una sonrisa de Nervión, evocando sus controles, sus paredes y su golazo.

Es el nuevo rol de un ídolo que el lunes recuperó su glamour gracias a que Marcelino lo sacó cuando el partido ya estaba maduro. Minuto 72, Kanoute por Negredo. Con 2-0 en el marcador, el franco-malí salió a rematar la faena y lo bordó, en un escenario mucho más acorde a la realidad de su físico, que esta temporada está lastrado por problemas en los isquiotibiales, algo que se suma a su mal endémico en el pubis. Para todo ello realiza un plan específico de entrenamiento. La evidencia de su realidad física fue la celebración de su gol: fue a abrazarse con Sergio Domínguez, el recuperador con el que echa sesiones enteras de ejercicios al margen del resto de la plantilla.

El nuevo sistema no condena a Kanoute a un rol secundario. Antes bien, adapta su realidad física a las necesidades del equipo. Quizá otro futbolista no lo entendería así, y el propio Negredo mostró públicamente su ofuscación al ser anunciado el cartel con su dorsal. Pero el portentoso atacante ya ha demostrado en multitud de ocasiones que no le importa ingresar en el minuto 70 o en el 88 para salir y cumplir con su rol, el que le toque. Ahora, su papel ha cambiado y el francés, con la cabeza muy bien amueblada, parece entenderlo, de momento. Su predisposición al saltar con sólo 20 minutos por delante fue encomiable y el fútbol que ofreció terminó de doblegar al Getafe y, de paso, deleitó a propios y extraños. Este margen de tiempo es ampliable, claro, y además, Marcelino ha reconocido que el sistema es lo de menos y puede evolucionar hacia otras soluciones en las que Kanoute sí comparta titularidad con Manu o Negredo. Pero la norma parece que va a ser la del Getafe.

Kanoute está condenado por su edad a cambiar minutos de trabajo por minutos de calidad. La otra cara de la moneda al día del Getafe fue el del Athletic: jugó 90 minutos, se llevó mil mamporros de Javi Martínez o Aurtenetxe y no pisó el área. El francés terminó exhausto, frustrado y derrotado.

Ahora es el tercer goleador del equipo y acumula menos minutos que Negredo o Manu del Moral. Es la nueva realidad y parece aceptarla. Otra cosa es que el rumor de la oferta exótica del Anzhi, el club del millonario Suleyman Kerimov que paga 20 millones de euros anuales a Eto'o, coja visos de realidad. Si lo que insinúa la prensa rusa es cierto y el club de Daguestán quiere llevárselo en enero, el propio Sevilla valoraría su venta. En todo caso hay que disfrutar de sus últimos días en Nervión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios