El nuevo símbolo de la cantera

Daniel Jarque González (01-01-1983), capitán del Espanyol, falleció ayer a los 26 años de edad como consecuencia de un ataque al corazón en Coverciano (Italia), donde la plantilla blanquiazul realizaba la segunda parte de la preparación veraniega.

Jarque, que fue elegido capitán el 18 de julio, era uno de los jugadores más destacados del Espanyol. Titular indiscutible, era uno de los nuevos símbolos de la cantera espanyolista y un espejo para los centrales del fútbol base blanquiazul.

Después de unos años de aprendizaje a la sombra de compañeros como Soldevilla, Lopo o el propio Pochettino, actual entrenador del Espanyol, Jarque era en estos momentos uno de los titulares indiscutibles del equipo y uno de los futbolistas más destacados.

El defensa debutó en Primera División el 20 de octubre de 2002 en un partido ante el Recreativo de Huelva con Ramón Moya en el banquillo. El futbolista comenzó a asentarse en el conjunto blanquiazul en la temporada 2004-05, cuando jugó 21 encuentros de Liga, aunque fue a partir de la siguiente campaña cuando se convirtió en titular indiscutible.

Las últimas dos temporadas había sido uno de los futbolistas más regulares del Espanyol y había contado para todos los técnicos blanquiazules de los últimos años.

Central fuerte, rápido, impecable en el juego aéreo y contundente, se había convertido en el auténtico líder de la defensa. Jarque, formado en las categorías inferiores del Espanyol, fue internacional sub 21 y muchos pensaban que alcanzaría la selección absoluta.

Jarque será recordado como uno de los futbolistas con más talento de la cantera. Su fidelidad al club y su clase como jugador y persona le convertirán en un símbolo para todo el espanyolismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios