El obligado reseteo en la planificación

  • El Sevilla cierra los fichajes de Sarabia y Kiyotake en espera de que Blanc desbloquee la salida de Emery para decidirse por Sampaoli o Rudi Sin el vasco, Monchi podría activar la opción de Ben Yedder por Lucas Pérez

Comentarios 1

El obligado compás de espera por la situación de bloqueo que hay en el PSG no detiene la planificación del Sevilla. En espera de que el club parisino arregle el espinoso finiquito con Laurent Blanc, en Nervión no tienen más remedio que aguardar mientras meditan quién es el entrenador ideal para afrontar el nuevo proyecto, Jorge Sampaoli o Rudi García. Mientras se aclara esta incómoda situación, la dirección deportiva del Sevilla continúa dando pasos en la planificación, que, ante el giro que supondrá el cambio de entrenador, tendrá que sufrir un pequeño reseteo. La opinión de Unai Emery ya no cuenta y eso afectará a algunos objetivos. Otros ya avanzados los cerró ayer el Sevilla como nuevos fichajes: Sarabia y Kiyotake. Además, el nombre de Ben Yedder, ya sin Emery, cobra fuerza en lugar del cada vez más lejos Lucas Pérez.

Pablo Sarabia firmó ayer con el Sevilla por cuatro temporadas. El mediapunta madrileño de 24 años recién cumplidos, el 11 de mayo, pasó el reconocimiento médico en una intensa jornada en la que el Sevilla anunció el acuerdo con el Hannover 96 para firmar, por cuatro temporadas también, según anunció la web del club, a Hiroshi Kiyotake (Oita, Japón, 12-11-89). Monchi ha logrado cerrar a dos de sus primeros objetivos. Dos jugadores de calidad, de similar perfil con matices diferentes, que deben aportar capacidad ofensiva, dinamismo con el balón, llegada y gol, diestro el japonés y zurdo el español pero con capacidad para usar su pierna mala en ambos casos. Son dos de los elegidos en primer término para cubrir las vacantes de Banega y Reyes en la mediapunta. A este perfil también responde Dennis Praet, que, como se esperaba, presenta más dificultades por la resistencia del Anderlecht a deshacerse de un jugador que tiene mucho que decir, dado que cumple contrato en 2017 y desde enero será agente libre...

Mientras Sarabia firmó su nuevo contrato, Kiyotake tendrá un margen mayor para someterse a los trámites de su fichaje tras haber participado en la Copa Kirin con Japón, que perdió la final frente a Bosnia el miércoles por 2-1, con gol del que será nuevo jugador sevillista. Con Japón, Kiyotake ha disputado 36 partidos, tras debutar con 21 años, y ha firmado ocho asistencias y tres goles.

La diligencia en las gestiones por Sarabia y Kiyotake contrasta con la calma tensa por el desenlace del culebrón de Emery, del que no se atisba aún el final. La clave es la rescisión del contrato de Laurent Blanc por parte del jeque Nasser Al-Khelaifi, propietario del PSG. El entrenador francés no está poniendo mucho de su parte después de verse traicionado por su presidente, ya que firmó su ampliación en febrero pasado, hace menos de cuatro meses. El amor propio del qatarí Al-Khelaifi quedó muy tocado con la eliminación del PSG en cuartos de final en abril de manos del Manchester City del jeque de Emiratos Árabes Mansour Al-Nahyan. Y ahí se rompió la confianza del propietario del PSG hacia Blanc. Sucede que Blanc no está ahora por la labor de facilitar las cosas. "Laurent Blanc está de vacaciones, él no ha tenido ninguna llamada o charla con sus dirigentes. Yo tampoco -dijo ayer por la tarde a radio Europe 1 Jean Pierre Bernes, agente de Blanc-. A partir de este momento, estamos a la espera. Si hay un cambio de política del PSG se requiere que los dirigentes se dirijan a nosotros". Las palabras del agente de Blanc dejan a las claras su postura ante un finiquito que se podría ir a cerca de los 20 millones de euros.

Entretanto, el Sevilla, que ya dejó claro a Emery que de ningún modo negociará su salida y que el PSG debe pagar su cláusula de rescisión, no se toma a mal este plazo y se debate entre Sampaoli y Rudi. Mientras Emery no firme su finiquito, el club no puede dar ni un paso en falso, so riesgo de que el vasco dé un paso atrás y reclame su contrato. Lo que sí está haciendo la dirección deportiva es variar algunos aspectos de la planificación. Así, Monchi podría activar la opción de Ben Yedder como refuerzo para la delantera. Ya lo tentó el curso pasado, pero no contaba con el beneplácito de Emery, al que el club le prometió un esfuerzo por Lucas Pérez. La negociación por el gallego está rota. Los últimos contactos con su agente y con el Dépor alejaron las posturas de tal modo que parece totalmente inviable su contratación. "Esto no es una cárcel, pero si Lucas o cualquier otro presenta una salida, el Deportivo defenderá su valor patrimonial", dijo ayer el presidente blanquiazul, Tino Fernández.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios