Con un ojo ya en el derbi

  • El Betis, que incluso podría salvarse la próxima jornada, obligado a mirar el partido ante el Sevilla Adán, Dani Ceballos, Jorge Molina y Portillo, apercibidos, corren peligro para Nervión.

Cierto que hasta el rabo todo es toro o que no hay que lanzar las campanas al vuelo e incluso que sólo hay un equipo en el mundo capaz de descender a Segunda en la situación en la que está hoy el Betis, el propio Betis. Pero frases hechas al margen, al conjunto verdiblanco sólo le resta el paso de las jornadas para firmar su visado y constatar que la próxima temporada será equipo de Primera División. Tanto que esa permanencia matemática podría incluso llegar en la trigésima cuarta jornada, que se disputa de martes a jueves y en la que el Betis recibe en Heliópolis a Las Palmas el primero de los días.

Y es que el colchón de puntos que llevan los verdiblancos podría mover a Juan Merino a afrontar el partido frente a Las Palmas, por mucho que de puertas afuera el club lo venda como una final, pensando un tanto en la batalla del próximo domingo en Nervión, ya que más allá de una permanencia obligatoria se antoja como el partido ideal para darle una mínima alegría a su afición en la presente temporada.

El técnico linense difícilmente olvidará que su debut como entrenador con el Betis esta temporada -había dirigido cuatro partidos en Segunda el curso pasada- se produjo en el recinto del eterno rival, en partido de vuelta de la Copa del Rey, en el que encajó un sonoro 4-0, si bien el estreno en Primera División de Merino fue bastante más dulce, con un 0-0 en Villarreal.

Sea como fuere, el entrenador heliopolitano tiene motivos más que de sobra para efectuar cambios en su alineación mañana frente al equipo canario, ya que éste se disputará sólo tres días después que el del sábado en Balaídos, con lo que se antoja lógico que algunos futbolistas gocen de descanso ante el conjunto de Quique Setién para no afrontar tres citas intensas en apenas ocho días.

Pero hay otra razón más de peso para reservar a algunos hombres, aunque está por ver si Merino optará por ella a la hora de las rotaciones y de conformar su once mañana. Porque cuatro futbolistas que vienen jugando más o menos están apercibidos de sanción por acumulación de amarillas y, de ver otra ante los insulares, se perderían el derbi. Se trata de Dani Ceballos, Adán, Jorge Molina y Portillo.

Los tres últimos estaban ya con cuatro tarjetas antes del partido frente al Celta, de ahí que no extrañara a Adán metido en una protesta casi al final del partido, quizá buscando la tranquilidad para el derbi con una quinta amarilla. Portillo jugó unos minutillos y apenas tocó el balón y Jorge Molina se quedó en Sevilla con una gripe.

En el caso de Dani Ceballos, afrontó el partido ante el Celta con ocho tarjetas y vio una más, que lo sitúa al borde de cumplir el segundo ciclo. Merino, incluso, lo sustituyó en el minuto 65 por miedo a que viera la segunda, que, paradójicamente, le hubiese garantizado el derbi al utrerano al cumplir sanción mañana.

Así las cosas, Merino dispone de muchas variables para confeccionar el once inicial e incluso la convocatoria para el partido ante Las Palmas. Porque tampoco escapa al técnico que una victoria del Betis, unida a las derrotas del Sporting (en casa ante el Sevilla) y del Getafe (en Anoeta), y si el Levante no gana en Granada, le garantizaría matemáticamente la salvación. Y tampoco son resultados imposibles. Aunque también el Betis puede ganar a Las Palmas sin algún puntal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios